viernes, 26 de septiembre de 2008

Mirándonos en el espejo de los cuentos




















"El mito es el sueño colectivo y el sueño es el mito personal"
Joseph Campbell



El hombre es un animal que cuenta cuentos, y además se los cree.
Somos seres narrativos, Entretejemos con la magia de las palabras las historias que, al igual que Sherezade, nos permitan postergar la muerte. Es posible que los relatos de la gente común, los de la gente corriente, pueda ser considerados como parientes pobres de la narraciones literarias. Sin embargo, para Freud tuvieron una importancia decisiva. Freud, en sus inicios como médico neurólogo, se interesó por el tratamiento de mujeres que tenían graves afecciones somáticas. Estas mujeres comenzaron a decirle: por favor, paren, déjenos hablar, déjenos contar nuestras historias, y escúchenos. Y Freud accedió. Y consintió como aquél que decide abrir un libro y permite que llegue hasta él lo que el libro ofrece, a través de las historias, los sueños, las pasiones, las preguntas, las anécdotas, las alegrías y el dolor . Por eso el inconsciente descubierto por Freud es un acontecimiento del lenguaje, que está hecho de historias anudadas a cuerpos.
El mismo Freud en 1895 se ve sorprendido por el carácter literario de sus historiales clínicos, “He practicado al principio, como otros neurólogos, el diagnóstico local y las reacciones eléctricas, y a mí mismo me causa singular impresión el comprobar que mis historiales clínicos carecen, por decirlo así, del severo sello científico, y presentan más bien un aspecto literario".
Es notoria la cantidad de referencias a la literatura, en la obra de Freud: Edipo Rey, Hamlet, cuentos de Hoffman, Dostoyevski, Goethe, … Que se reduplican con J. Lacan y se amplían: Antígona de Sófocles, las obras de Joyce, de Poe.
En su libro Psicoanálisis del cuento de hadas, Bruno Bettelheim nos dice: “ Todo cuento puede ser un espejo mágico que refleja algunos aspectos de nuestro mundo interno. Este puede parecer un estanque tranquilo y profundo que a simple vista refleja tan sólo nuestra propia imagen, pero detrás de ella podemos descubrir las tensiones internas de nuestro espíritu, es decir, sus aspectos más ocultos y el modo en que logramos la paz con nosotros mismos y con el mundo"
Los cuentos nos abren un camino a la imaginación creadora, a la emocionalidad, al encuentro con los valores humanos.
Narrar es ante todo un acto de comunicación.
Los relatos míticos, las novelas nos gustan porque en ellas suceden cosas de ficción, alucinantes y fantásticas como las que pasan en ese otro tiempo, en esa otra escena, a la que Freud llamó inconsciente. Y es porque ahí vive el alma de los cuentos que animan nuestros cuerpos y nuestras vidas.
Algunas historias que me a mí me inspiraron en formato de cine: el Laberinto del Fauno, La trilogía del Señor de los Anillos, la saga de Star Wars, El Rey Arturo, Matrix ¿Y vos cual rescatás? ¿Cuáles cuentos te marcaron? ¿Cuáles amaste u odiaste? ¿Cuáles de esas historias resuenan todavía en vos? ¿Cuáles pintaron mejor tus cualidades y tus sombras?

22 comentarios:

Natalizarte dijo...

Antes que nada quiero agradecer por el valioso material enviado al mail, sobre el documental Lacaniano
Muy interesante realmente... (que tipo que la flasheó..miles de facetas, un groso, si me permiten)
Y con respecto a las historias, al estar en el mundo del teatro..interpretar obras y jugar con el imaginario todo el tiempo..narrar es algo inevitable y placentero. Narrar no sòlo verbalmente, sino que un cuerpo narra con el movimiento, e incluso con la postura aunque esté en la quietud.
No me pondrè a enumerar obras o películas ahora, pero con respecto tambièn a lo que hablamos la clase pasada y en relación a la película "la Ola", me viene una obra muy reconocida de Berltol Brecht llamada "terror y miserias del tercer reich", que es un material super rico donde se ve de manera poética e inteligente, una crítica al régimen de Hitler, y se aborda humanamente y psicológicamente a los diferentes personajes, de distintas clases y ante diversas situaciones. Bueno tal vez me excedí un poco,lo siento..seguiría escribiendo cosas deshilbanadas, etc
Gracias, que anden bien.
saludos
N.

Abel dijo...

Hola Natalia gracias por comentar:)
Gracias tmb por tu recomendación del material de Bretch!
Nos constituímos como seres narrativos
Nos identificamos con cualidades que reflejan los personajes de las historias que nos gustan, ellas siempre hablan de nosotros, son un espacio donde podemos mirar y pensar nuestro camino de aprendizaje en la vida
Un autor que también trabajó muy bien ese tema fue Joseph Cambell, tiene muchos libros interesantes y recomiendo especialmente el Héroe de las mil caras, donde hace un abordaje del mito desde el psicoanálisis
En 1972 George Lucas tuvo un accidente de auto que lo obligó a estar en cama durante varios meses ahí leyó este libro, y fue la inspiración para generar la Trilogía de Guerra de las Galaxias
Cuando volvemos a ver alguna de esas pelis siempre encontramos alguna historia que resuena con nosotros, ¿En cuales otros cuentos, películas o libros, ustedes se vieron reflejados?

bee-charmer dijo...

Sería un cliché caer en uno de los clásicos de la literatura como lo es "Alicia en el país de las maravillas", pero no me importa. Y me refiero específicamente al libro; si bien la película es interesante, se agregan y se restan cosas durante las transposición de un dispositivo a otro.
Supongo que lo que más me atrae son esas frases ocurrentes, de un humor retorcido y comentarios agudos sobre la buenas costumbres.

fragmento del libro:
"A Alicia le pareció que esto no tenía vuelta de hoja, y decidió hacer otra pregunta:
¿Qué clase de gente vive por aquí?
--En esta dirección --dijo el Gato, haciendo un gesto con la pata derecha-- vive un Sombrerero. Y en esta dirección --e hizo un gesto con la otra pata-- vive una Liebre de Marzo. Visita al que quieras: los dos están locos.
--Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca --protestó Alicia.
--Oh, eso no lo puedes evitar --repuso el Gato--. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
--¿Cómo sabes que yo estoy loca? --preguntó Alicia.
--Tienes que estarlo afirmó el Gato--, o no habrías venido aquí.
Alicia pensó que esto no demostraba nada. Sin embargo, continuó con sus preguntas:
--¿Y cómo sabes que tú estás loco?
--Para empezar -repuso el Gato--, los perros no están locos. ¿De acuerdo?
--Supongo que sí --concedió Alicia.
--Muy bien. Pues en tal caso --siguió su razonamiento el Gato--, ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados, y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto, estoy loco.
--A eso yo le llamo ronronear, no gruñir --dijo Alicia.
--Llámalo como quieras --dijo el Gato--. ¿Vas a jugar hoy al croquet con la Reina?
--Me gustaría mucho --dijo Alicia--, pero por ahora no me han invitado.
--Allí nos volveremos a ver --aseguró el Gato, y se desvaneció."

//violeta maluendres

Kriaturita dijo...

Leí Hamlet a los 12 y desde entonces mantengo un enamoramiento seudo narcisista (porque además de gustarme el personaje inevitablemente me siento identificada con él). Me apasiona el chico danés tan dramático cuestionador e irritante que los demás lo catalogan de "loco" cuando lejos es el más cuerdo (¿o será que no lo entendí o que mi amor me ciega?). En general lo trágico ejerce un poderoso embrujo en mi corazón: puedo recomendar historias de amor como "La dama de las camelias" o "Mar Adentro" (aunque no es solo de amor la historia y además es real) y eso es todo. Muchos saludos!

PD: en vez de estar con el parcial domiciliario, divago y me escondo en este espacio/refugio estratégico -marketinero?- da que pensar...

Kriaturita dijo...

Ahh eh soy Karen (recuperé la contraseña del blog pero me olvidé de aclarar otra de mis identidades -la universitaria-)

Abel dijo...

Violeta gracias por comentar! Lewis Carrol es un escritor muy interesante para pensar cuestiones centrales de la comunicación, como el problema de la representación, el lenguaje, el poder, etc
Por eso muchos filósofos lo han tomado!
Además es un creador de mundos alucinante, y sus historias reflejan muchas de nuestras problemáticas existenciales, de hecho tomaremos algunos de sus textos, para abordar el tema del Constructivismo en el programa
Karen gracias por tu comentario!
Que bueno lo que decís de tus cuentos inspiradores de Shakespeare :), y Mar Adentro ? la peli de Bardem ? está buena che?
y respecto a lo que mencionabas... de aparecer por acá, comentando y opinando como ustedes lo hacen, les aseguro que les va a sumar! porque valoramos mucho su participación en este espacio :)

Florencia Malena dijo...

Considero que desde que leí The Catcher In The Rye (El Guardián entre el centeno/ El cazador oculto) a los 16 entendí lo que realmente era ser adolescente. Es más, Holden Caulfield es mí ícono adolescente. En su momento también me cautivaron sobremanera Muerte en Venecia de Thomas Mann y Lolita de Nabokov.

Creo narrando creamos mundos y cuando leemos descubrimos otros o completamos ese en el que ya estamos y es genial.

También quisiera agregar que le dije a Violeta que iba a subir un extracto de Alicia en el País de las maravillas la primer clase que tuvimos en la que hablamos sobre la percepción de realidad, pero después consideré que a través de un extracto no se pueden ver los juegos lógico-semióticos que logra Lewis Carrol (Charles Lutwidge Dodgson) en este libro.
Además, quisiera añadir que la película no es sólo sobre Alicia en el País de las Maravillas, sino que incluye también las aventuras de Alicia a través del espejo. Para quien no lo haya leído, recomiendo la edición comentada de Cátedra.

Abel dijo...

Florencia gracias x el comentario :)
a que peli haces referencia? Cual de Alicia? ...
Y la edición que recomendás es la de Editorial Cátedra?

Florencia Malena dijo...

Sí, Editorial Cátedra. Esa Editorial es la mejor, para cualquier libro.

Abel dijo...

Graciax Flor lo tendré en cta :)

noe dijo...

Cuando uno ya está grandecito y encima estudia en Sociales, tiene la posibilidad de acceder a mayor cantidad de textos y pelis.Pero las que más te marcan, en mi opinión son las q lees o ves de chico. Me gustaría entender porqué suelen marcarnos más las historias tristes...( o soy yo sola che?) quizás nos hacen salirnos un poco más de nosotros mismos, y rescatar nuestra parte sensible y empática, que a veces se oculta en las tantas ocupaciones diarias, como dormir, trabajar y cultivar nuestro intelecto leyendo cosas para mejorar como sociedad... los dos únicos libro con los q llore de verdad y q leí de chica: el principito y mi planta naranja lima. Ahora está dificil q se me caigan lagrimitas d verdad, aunque hace poco me costó horrores terminar "los pichiciegos" de Fogwill, una patada tremenda!!

Abel dijo...

Noelia gracias por comentar :)
¿Está bueno el relato de los Pichiciegos? está ambientado en la Guerra de Malvinas verdad?...
Interesante tu reflexión sobre el asunto de engancharnos con "historias y cuentos tristes"
Cuando sentimos que nos identificamos con esas pelis o libros dramáticos o trágicos...
será esa una manera de "poner afuera", acaso para "exorcizar" nuestras propias penas y dolores? "nuestros propios demonios"?
¿Ustedes que opinan?

Anita . dijo...

Viene al caso la frase de Borges:

"Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído"

Saludos,
Ana

Abel dijo...

Anita gracias por tu comentario :)
Borges es un autor tan poderoso !
Estoy de acuerdo, me hace mucho sentido esa frase, y le agregaría que además de los libros que hemos leído: algo nuestro se constituye en tanto nos identificamos con las historias y cuentos de las películas que más nos conmovieron...
¿Cómo les resuena eso?

Rebecca de Casares dijo...

Hola! eh aqui mi primer post.

Rebecca de Casares dijo...

Perdon, como veran no pude publicar lo que quise ja!
ahora si, en primer lugar gracias por la cantidad de reflejos que hicieron removerme de un lado a otro al leer lo posteado orginalmente. Mucho de ello, me hizo re-pensar algunas o muchas cosas. Gracias, de verdad. Ahora bien, el incoveniente aqui es que cuando me suceden este tipo de cosas me suelo quedar con más preguntas que con certezas. Por lo que en primer lugar empezaré a auto-observarvarme para ver cómo observo. Todo un desafio, ¿No creen? bah, en realidad me parece divertido porque considero que nunca llego a conocerme del todo y siempre descubro algo nuevo de mí. Eso tambien me ocurre con la literatura o con las peliculas. Supongo que se deberá al contexto y circunstancias en el que me encuentre en el momento de ver o leer lo que me identifique más. Ahora bien, ¿Cuánto del lenguaje construído y tan limitado puede, en realidad, otra cosa más que identificarse con aquello que fue contruído sin otro fin que el de buscar identificación a partir de un patrón ya creado? Sin embargo, ¿Qué hace que en el transcurrir del tiempo haya gustos que cambien? Digo, hace 5 años atrás no podía tolerar las peliculas de ciencia ficción y ahora me encantan. Antes me parecia que los dibujitos animados de occidente eran los únicos realmente divertidos (los que vi en la infancia)y sin embargo ahora el manga (dibujitos japoneses) me motiva aun más porque no se basan en pequeñas historias sino en la creación psicologica de cada personaje. Puedo recomendar con confianza "Evangelion", son solo 26 capitulos pero sumamente atrapantes. Ahora, que me identifique con dibujitos o con películas de ciencia ficción, que caracteriza de mí? ¿Cuánto de todo esto tiene que ver solo conmigo y cuánto de mi entorno y mi relación con ellos? Y aqui, nuevamente, siento que las preguntas me llevan a la introspección.

Saludos,

Soledad V.

Abel dijo...

Hola Soledad gracias por comentar en este espacio :)
¿Quién es la adorable Rebbeca? tiene su propio blog? una capa!
Muy interesantes las preguntas que trajiste: ¿Cuánto de las historias y cuentos que vemos y leemos tienen que ver sólo con nosotros y cuánto con nuestro entorno y nuestra relación con él?
Interesante para pensar el tema de la identificación y proyección desde el psicoanálisis...
¿A ustedes que les parece?

Anita . dijo...

Veo que es importante también cuánto nos refleja un libro o película. Me gustan los cuentos de Horacio Quiroga, porque es quien mejor describe el espacio en el que crecí. Soy de Corrientes, pero en Misiones todo es muy parecido: el calor, el silencio, el modo de relacionarse con el resto, etc.

Desde este punto pienso lo del entorno y nuestra relación con él.

Saludos,
Ana

Anita . dijo...

PD: Abel nos haces reflexionar mucho dejando siempre una pregunta abierta! =)

Abel dijo...

Anita chamiga! gracias por comentar y por el reconocimiento :)
Mi vieja era correntina y tengo parientes allá por tus pagos
De chico me contaban historias del Pombero, habrá existido che? o será un cuento para que los chicos duerman la siesta?
y lo que decías sobre las preguntas, creo que debemos reaprender a "morar", a vivir con las preguntas, creo que sufrimos de la adicción a las respuestas y muchas veces jugamos en la "tendencia de tenerlo todo claro ya!!!" y pienso que eso puede ser un factor limitante para nuestro aprendizaje.
¿Cómo leen esto? les hace sentido? :)

Anita . dijo...

Jeje, las dos cosas, quizás existió y también funciona para dormir la siesta. Lo contenido por su piel se tornó aleatorio, pero algo quedó en nuestro sistema de ideas en circuito =)

Saludos!

Abel dijo...

Andrea gracias por el comentario :)
mmm como será entonces lo del Pombero, "quedar en nuestras ideas en circuito" suena bien cibernético jaja
Habrá quedado en nuestro en nuestro "software mental"?
¿Les gustan los cuentos e historias de máquinas y personas?