jueves, 11 de septiembre de 2008

Comunicación, deseo y consumo






El hombre es como el pavo real, muchas plumas y poca carne
En su vida tiene pocos actos y mucho discurso
Se llena de emblemas para paliar la angustia de su finitud
Jacques Lacan


Un día Tántalo convidó a sus amigos los dioses a un gran banquete en su palacio.
Todos los inmortales del Olimpo, comparecieron. No imaginaban las malas intenciones de Tántalo rey de Frigia. Apetitosas y humeantes, las fuentes de vituallas atravesaban el salón en todas direcciones. Criados engalanados colocaban en los platos de los divinos comensales enormes porciones de carne rosada. Al probar el alimento, Los dioses se levantaron indignados, el cuerpo servido en el banquete pertenecía al propio hijo del anfitrión. Homicidio y sacrilegio y le dieron un castigo: Lo confinaron en un infierno, un inmenso lago. Con agua hasta las rodillas, el condenado no puede saciar su eterna sed, pues el líquido le resbala de la boca, rehusándose a humedecerle la garganta. Rodeado de árboles cargados de frutas, no puede aplacar el hambre pues las ramas se le escapan de las manos.
Y así en su condena Tántalo sueña con asados y néctares, dispuestos en una gran mesa preparada sólo para él. Pero nunca los podrá alcanzar por más que se esfuerce.

Les comparto esta historia porque me resuena con la idea psicoanalítica respecto a nuestra relación con el deseo:

En psicoanálisis el deseo es deseo del Otro. Tradicionalmente entendemos que desear es desear una cosa, un objeto, ¿Cuál es el objeto del deseo humano? Para Freud y Lacan : ninguno.
Pero todos nos damos cuenta que deseamos algo! , pero desde la mirada psicoanalítica solo deseamos lo que el Otro desea. No hay relación alguna entre las cosas y la gente, sino que siempre se traduce en una relación entre seres humanos. Lacan va a decir que la gente habla en el fondo para recuperar cosas, para recuperar eso que perdió, el lenguaje está estrechamente relacionado con el deseo: Sentimos que nos falta algo, por lo tanto deseamos, por lo tanto hablamos. El lenguaje nace muy vinculado, pegado, impulsado por el deseo de reemplazar, de recuperar la plenitud perdida, como nunca lo encontramos, entonces seguimos hablando.El deseo, en sí mismo, no tiene objeto, es ciego. Simplemente desea. “No sé lo que quiero, pero lo quiero ya”, dice un tema de Sumo. El que habla es un ser siempre en mayor o menor medida insatisfecho. Mientras miran esta publicidad les pregunto: ¿Estaremos como Tántalo tratando de alcanzar esos frutos y manjares imposibles? En un “lago” del shopping más cercano? O en el “lago” de nuestro living con el control remoto en la mano?¿Qué creen ustedes que nos pasa cuando confundimos bien- estar con bien-tener en una sociedad que codifica el deseo como mercadería para ser consumida.?

9 comentarios:

Ezequiel Arturo dijo...

HEREJÍAS
1)
0:44Hs del 07/07/07: insomnio, insomnio, insomnio. Depresión...el qué pasa, adonde me lleva la vida, qué hago acá, etc. Preguntas típicas de una noche de madrugada. ¿Son preguntas normales en estos tiempos, pertinentes para alguien de 22 años en una noche de viernes? Hasta hace 10 minutos el TV prendido me respondía estas preguntas, contestando que no había tales, no hay que preguntarse nada, ¿qué es eso de la duda metódica, Descartes?. Eso ya fue, tipo que en el SXXI solo consumimos, no cuestionamos.
Cosas raras, pensamientos raros, subversivos, se pueden levantar con la noche. Puntos aparte, volver a foja cero, el qué hago acá ya no importa, si otros ya se lo preguntaron y no obtuvieron ninguna respuesta, ni la má###ínima. Vivamos con supuestos incluidos en nosotros mismos, supuestos generales, culturales, del sentido común que todas las propagandas nos ayudan a que no olvidemos. Pensemos, no dudemos.
Propaganda 1: “lava bien blanco”. Ok, si yo tengo un buzo negro, no quiero que me lo deje blanco, pero a la vez, nunca dijo que lava bien, sino que “lava bien blanco”. ¿Ser blanco es sinónimo de bueno, se pregunta el ingenuo? “Sí”, responde la propaganda. Pero ojo, hizo pensar...propaganda mala.
Propaganda 2: “tomá lo bueno, tomá cocacola”. Esta es difícil. Primero que todo, un buen escéptico, ¿ensayista?, no mira propagandas y las cuestiona. Está a otro nivel, ¿no?. El “tomá” ya está ordenando, impone una acción... “para...¡¿quién sos para decirme qué hacer?! Seguramente le hemos dicho a nuestra madre muchas veces, pero a la TV ¿también?. Mmm...generalmente no nos gusta que nos den órdenes, pero todo el tiempo nos movemos bajo órdenes exteriores, nos da seguridad, la rutina, ¡oh, la rutina salvadora que lleva a las ovejas por el buen camino del consumo!, que no les permite pensar...¡pensar!, cuestionar, imaginar, la imaginación al poder, ¡qué frase! La mayoría terminó trabajando de asesoren grandes empresas, en fin. Lo bueno, ¿cocacola es lo bueno?. Si le preguntamos a un médico, seguramente no recomiende tomar cocacola. También, “lo bueno” ¿no se relaciona con “de la buena”?, ¿son drogas el mensaje subliminal? A lo mejor le queda por su historia este mensaje, ya que contenía clorhidrato de cocaína en sus comienzos, ¿o sigue?¿por qué la fórmula no se conoce, está guardada en una caja fuerte?. Terminando, en el “tomá cocacola”, cocacola en este caso, al igual que “bien blanco” es sinónimo de bueno.
Conclusión: Encontramos un denominador común, y ahora por magia de la generalización, lo generalizamos a todas las propagandas: “señor propietario de un producto, si quiere tener éxito en sus ventas, a la hora de hacer propagandas, reemplace el nombre de su producto o una cualidad de él por la palabra bueno, o transfórmelo en su sinónimo.
Contradicción 1: ¿Las propagandas crearon este cuestionamiento, o fue el insomnio, o fue el hartazgo de ver siempre lo mismo?. No somos iluminados al cuestionarnos estas pequeñeces, que pueden aparecer reflejadas en una pequeña libreta. ¿Por qué si le cambio la tapa al celular, que no tengo, voy a ser único, inigualable e irrepetible, voy a diferenciarme de los demás, si a la vez tengo el mismo peinado, celular, mp3, etc. que la sociedad de consumo impone?
Ya ni siquiera venden palacios de cristal, ilusiones. Lo que nos están vendiendo son chalecos salvavidas mientras se hunde el Titanic, y es casi seguro que encima, los salvavidas están pinchados.
Contradicción 2: Suponiendo que la propaganda hizo pensar, no un genio mental que cada uno tiene, por qué seguir mirando y consumiendo. Si ahora vemos la matriz, ¿por qué no pelear?. Porque es más fácil, el ser humano piensa para no tener que pensar (adaptación de lo que supuestamente dijo Peirce), pero...¿acaso no era que odiábamos que nos den órdenes? Si somos rebeldes, hacemos lo que queremos, somos locos, hablamos mientras una profesora que cobra un sueldo que apenas alcanza para la “subsistencia” nos explica algo, nos emborrachamos todos los fines de semana, total papá me da plata...¿qué nos hace movernos en piloto automático?
Herejía conclusiva: La estupidez nos hace mover en piloto automático, ¿y quién crea la estupidez? El miedo...¿y qué es el miedo, Borges, el infierno acaso, el valernos por nosotros mismos, el despertar de una pesadilla?
Contradicción póstuma: Las propagandas permitieron que me de cuenta de que soy un estúpido, pero no me importa, yo soy feliz consumiendo...yo, compro.

Final: 1:17Hs.

Están permitidos todos los comentarios hacia mí como hacia mi madre...pero que genere algo, premisa presente en todas las anotaciones que hay en mi diario de escritor...no importa qué, pero que genere reacción, que genere más herejías.
PD: se que no está bien redactado, pero estos casos de urgencia, donde no se levanta la pluma del papel, no se permite la relectura, y menos al pasarlo al word.
Desde algún lugar de Balvanera
Ezequiel..."ex" alumno de la materia...saludos, y disfrútenla a la materia, en serio

Amen dijo...

Ezequiel: Qué habilidad para exponer, explicitar, todas las contradicciones existentes! Te felicito, disfruté mucho leyendo tu comentario.
Dos cosas: 1) "El que ve la matrix no puede vivir en ella" (Film: Los edukadores. Altamente recomendable). Claro que hay que dar lucha! En cada acción! 2) Les recomiendo este video que dura 20 minutos pero que puede ayudarnos a entender y a cambiar algunas cosas:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=68474&titular=la-historia-de-las-cos

Saludos a todos!
Cristina

Abel dijo...

Hola Ezequiel gracias por tu texto! que inspiración che!
Me viene que el tema de las "contradicciones" vive plenamente en el mundo del marketing y el consumo
Sobre algunas publicidades que mencionaste, algunas empresas hacen de lo paradójico, su gran juego linguístico, "Coca Cola es sentir de verdad"!!!
Esa misma empresa nos dice que "la imagen no es nada la sed es todo" epa... porque su publicidad nos muestra algo distinto (oxímoron)
Tener una imagen sea la que sea, ¿se habrá convertido en algún tipo especial de virtud dentro de la sociedad en que vivimos?
Recordaba la publicidad que mencionabas donde el pibe se tapa la cara por tener un celular viejo... guau

Cris gracias por tus comentario, siempre aportando materiales interesantes, muy bueno el video que dejaste, así que recomendás los Edukadores? habrá que verla che....

Florencia Malena dijo...

Quiero destacar que Los Edukadores que es una rebuena peli y que Durkheim pone, en la Introducción a las Formas Elementales de la Vida Religiosa, que en una época la gente moría tranquila porque lo que tenía que hacer en su vida, lo había hecho: había crecido, cuidado su tierra, procreado. Ahora es cuando queremos vivir más porque tenemos mucho para hacer, queremos hacer mucho, abarcar todo y entonces cita a Tolstoi que afirma que la necesidad y el deseo estan históricamente condicionados!

Ezequiel Arturo dijo...

Hola, muy bueno el video! me gustó que diga que en estos "tiempos posmodernos?" nos hacemos consumiendo...parece cancliniano eso..."consumidores y ciudadanos", lo que nos constituye como personas es lo que consumimos...muy trágico, para mí.
Recomiendo, ya que andamos en eso, un libro del brasileño Renato Ortiz que leí para Comunicación II Mundialización y Cultura. Acá lleva ese análisis al plano mundial, de sectores que se identifican en el consumo (la distinción de Bourdieu) más que en lo que fue la nacionalidad, la ideología, la cultura del lugar, etc.
Pregunta para quien se anime...¿es bueno o malo esto? porque ando pensando últimamente que hay que reformular las teorías, que hay palabras que ya no sirven, como masa, nación, clase, proletario, cultura...que están impregnadas de un contexto que ya no es el mismo que éste, me parece.

...estoy trágico...me voy a ir de shopping, como recomendó Jorge W. en el video.

Meto otro tema...no se qué opinión tendrán de lo sucedido en las úlltimas semanas, como paros docentes, tomas, asambleas, pasadas por cursos, etc. Seguro que se discutión en el curso, pero quería agregar mi pequeña opinión: anduve en asambleas, en comisiones que se armaron...y para mí no hay que quedarse en un reclamo como el edificio único, sino que hay que pensar qué se logra estando juntos en un mismo lugar. Y espero que sea para formar un lugar de pensamiento crítico, que ponga en duda hasta lo más cotidiano...que sea ese granito tan molesto que sale donde no da el sol para esta sociedad.

Saludos, que anden bien. Disculpen la extensión.
Ezequiel

Anónimo dijo...

Con respecto al relato de Tántalo pensé en la película Constantine, en la escena en que el cura alcohólico abre desesperado una botella, se la pone sobre los labios y el líquido no sale, así con otra y otra... y se muere ahogado con el alcohol que no pudo ingerir.
Acaso no es ese el mensaje de la publicidad? si no consumis no existis?
Coca-cola o no Coca- cola, creo que todas las publicidades se presentan como una droga: te atacan las 24 hs. del día hasta que alguno cae.
Barthes dice que todas las puclicidades intentan decirte que su producto es el mejor (obvio) pero decirlo llanamente no vende, entonces usan metáforas, con la droga no es igual?
Me parece que me fui de mambo con tanta analogía. Saludos!

Pame Brondo

Abel dijo...

Florencia gracias por comentar, la voy a ver los Edukadores....

Ezequiel estoy con vos, ojalá podamos todos juntos darle una salida creativa al conflicto que nos toca en UBA

Pame gracias x escribir, tabuena Constantine? un visionario Barthes para el análisis de la comunicación y el marketing, deberíamos releerlo más en la carrera

florencia dijo...

"desde la mirada psicoanalítica solo deseamos lo que el Otro desea"
... capaz de "grandes" seguimos manejandonos como cuando eramos chicos, solo que ahora lo justificamos de otra manera.. digo, a mi por lo menos me pasaba que quería tener todos los juguetes que tenian mis amigas del jardin ja..

Abel dijo...

Hola Flor gracias por comentar!
siii es que la maquinaria del consumo que nos ofrece esas tentaciones como los "manjares de Tántalo", lo interesante que nos trae el psicoanálisis es que ese proceso es contínuo porque solo deseamos lo que el otro desea, estamos estructuralmente determinados por el prójimo
en la constitución de nuestra subjetividad