lunes, 30 de agosto de 2010

Somos lo que hacemos: el hacer genera ser











"Necesito una razón más grande que la realidad"

Robert Kiyosaki


Michel Henry rescata la importancia de retomar a Marx y los aspectos humanistas de este gran filósofo: Volver a hacernos sus preguntas: la oposición de lo ideal y lo real, el ser como producción, la vida humana como praxis subjetiva.

El gran acierto de Marx fue mostrar como el capitalismo desvió la atención de la gente de tangible a lo intangible, la representación puramente cuantitativas de las cosas materiales en formas de símbolos: el dinero

El paradigma en el cual opera toda la economía moderna y desde la cual comienza todo libro de economía... "los recursos son escasos y las necesidades infinitas". ¿Cuáles son las pobrezas que podrían identificar en nosotros aquellos que nosotros calificamos como "pobres"?

Creo que retomar el legado de Marx es volver a preguntarse como podemos recobrar a través del trabajo el sentido de nuestra vida.
Recomiendo la lectura del ya clásico de Robert Kiyosaki: Padre Rico, Padre Pobre, ese libro te va a permitir entender el meollo de un sistema financiero enfermo.

Ese libro te muestra la estupidez que hemos creado: un sistema en el que terminás eligiendo entre dos opciones: ser rico o ser pobre, pero donde la realización personal, la contribución de valor, la generación de nuevos espacios de posibilidades para el crecimiento y el desarrollo humano son agregado exóticos sin valor productivo.

“El dinero genera dinero”, así se armó un modelo basado en la especulación, el oportunismo y de la creación de dinero sin respaldo real.

Les comparto un video como disparador para pensar esa absurda ecuación de un sistema lineal en un mundo con recursos finitos.

Trabajar- mirar- consumir- gastar: un sistema que mostró sus límites en la crisis de 2008 y está cambiando sin que podamos avizorar todavía la magnitud de la transformación…

Después de mirarlo les propongo unas preguntas para reflexionar


En el ámbito personal:

¿Cuál es el sentido de mi trabajo?

¿Qué creencias tengo sobre el dinero?

¿Para qué hago lo que hago? ¿Porque trabajo? ¿Cómo produzco mi vida? ¿Solo trabajo por la plata? Me levanto, voy a trabajar pago las cuentas como hamster en la ruedita? (Plata Cara)

¿Qué cosas me gusta hacer que me entusiasman y hacen aparecer “mi mejor versión”? ¿Qué cosas hago o haría apasionadamente en mi vida, aunque no me paguen? ¿Cómo podría ganar dinero con eso? (Plata Barata)


Como sociedad:

Retomar la gran pregunta de Marx: ¿Por qué en el capitalismo se produce una contradicción entre producción y subjetividad?

¿Qué tipo de activos podemos promover para generar riqueza y sustentabilidad para el futuro, sin que planteen como opciones únicas la acumulación y la exclusión?
¿Cómo construir una base de sustentabilidad colectiva?




19 comentarios:

Anita . dijo...

Muy buena tu crítica al libro.
En el corto "La Isla de las Flores" se ve el recorrido de las cosas en este modelo de producción, en ese caso de un tomate. Muy interesante.

http://www.youtube.com/watch?v=4kDN49_bFno

Saludos!

Anónimo dijo...

Cuáles son las pobrezas que podrían identificar en nosotros aquellos que nosotros calificamos como "pobres"?
en mi caso personal, en el habla cotidiana, yo concluyo ciertas charlas diciendo "poobre", y no es xq esa persona no llegue al minimo de la canasta basica: lo digo cuando creo que a alguien se le han negado derechos o experiencias que deberia haber tenido si o si, por y para ser un ser humano amado: padres amorosos, presentes, salud propia, de los familiares, empleo digno...
¿Cuál es el sentido de mi trabajo? Creo que es el de obtener esparcimiento y desarrollo personal en un nuevo ambito, caracterizado como propio del "mundo adulto"
¿Qué creencias tengo sobre el dinero? Pienso que el dinero es el bien que desde hace unos 6 o 7 siglos para acá, se hace necesario procurarse para la sobrevivencia, primero fisica, y segundo, social, de cada persona. Cuando digo social, refiero fundamentalemente al desarrollo dentro de la clase social y momento historico del pais en el que vivimos.
¿Para qué hago lo que hago? Lo hago para ocupar la mente en actividades diversas, y, de paso, remuneradas para acrecentar mi desarrollo individual en sociead, procurandome el medio necesario para ello (el dinero)
Si no trabajara para obtener el medio de cambio y compra de bienes q no me autoabastesco, mi desarrollo personal en este período del desarrollo social humano, creo que mi desarrollo individual, de metas, deseos, necesidades, etc de vida, estos estarian limitados, dependientes de quien me procurara lo necesario, ya sea en dinero o en los bienes y servicios que con el se consiguen.
Mi vida se produce, sigue adelante por conseguir conocimiento de todo lo que despierte curiosidad: dsd un deporte hasta un trabajo. Desde un filosofo hasta la ciudad de origen de mi apellido
¿Qué cosas me gusta hacer que me entusiasman y hacen aparecer “mi mejor versión”? ¿Qué cosas hago o haría apasionadamente en mi vida, aunque no me paguen? Escribir, investigar, estudiar, charlar con quien se considera "solo", con quien tiene una duda (aunque no sepa en absoluto la respuesta) ¿Cómo podría ganar dinero con eso? Si pidiera dinero por ello, o me contrataran en un lugar que me pagaran dinero por ello.

PRISCILA, DE "SUBLIMACION"

Abel Vera Hidalgo dijo...

Anita gracias chamiga x tu aporte( muy interesante y movilizador el video)
Priscila sos la campeona del blog! gracias por comentar y subir el reporte del trabajo en equipo:

y los otros teams?

El Arbitro dijo...

Buenas, gente. Les dejo un brevísimo resumen:

Según Descartes, "Soy lo que pienso"
Según Marx, "Soy lo que hago"
Según El Zen, "Soy... la uva" (?).


Ah, y les dejo una cancioncita que algo tiene que ver con eso de la "alienación", la "praxis" y varios conceptos de Carlitos.

http://www.youtube.com/watch?v=E3_NuWb9r2A


Saludos, El Arbitro (?).

Sole dijo...

Por el grupo Sublimación:

¿Por qué en el capitalismo se produce una contradicción entre producción y subjetividad?

Siguiendo a Marx, podríamos llegar a la conclusión de que el capitalismo es la “dominación del hombre por el hombre”. Una sociedad donde existe el empresario capitalista que dicta las órdenes, y el trabajador que las acata. En este sistema económico se producen productos (valga la redundancia) en serie, por lo que se necesita que muchos trabajadores realicen las mismas actividades rutinarias. En esta tarea el trabajador pierde su subjetividad, ya que no es llevado a hacer aquello que surge de su ser espontáneo y de sus necesidades como individuo, sino un trabajo repetitivo y agobiante (para ganarse el pan). De esta forma se produce la alienación. La contradicción se ve, principalmente, en que sabemos que cada ser humano es distinto de los otros (física y "espiritualmente") y, sin embargo, tenemos un sistema de producción cuya premisa fundamental para trabajar, su ser, se define por crear productos todos iguales, estandarizados, a través de procesos igualmente estandarizados y predefinidos.

¿Qué tipo de activos podemos promover para generar riqueza y sustentabilidad para el futuro, sin que planteen como opciones únicas la acumulación y la exclusión?

No podemos desde nuestro lugar de futuros (espero) comunicólogos generar propuestas económicas que ayuden a generar todo lo propuesto en la consigna. Lo máximo que podríamos proponer son opciones para generar una sociedad un poco más igualitaria. Por un lado, es fundamental la educación que provea a todos los individuas las mismas posibilidades de partida hacia un futuro prometedor. Segundo, que se enseñe un poco más de tolerancia hacia nuestro alrededor y que lo material importe un poco menos. Tercero, que los trabajos realmente sean pagos por lo que valen y no que un obrero se rompa el… laburando y no gane para comer, mientras tenemos a un actor de Hollywood ganando fortunas por ocho horas de trabajo. Sería fundamental fomentar la igualdad de posibilidades “reales”.

El saber, su cuidado y el acceso permanente al mismo, puede ser un activo sustentable, sobre todo si se cultiva la enseñanza de la diversidad, propia de cada ser humano, diversidad que se manifiesta también en el "querer saber". Deberíamos entender y propiciar todos los niveles de SABER. Fundamentalmente, para intentar alcanzar la FELICIDAD, en el nivel que cada persona del mundo cree y siente que quiere alcanzarla.

¿Cómo construir una base de sustentabilidad colectiva? Por Priscila :-)

A mi en economía me enseñaron que "desarrollo sustentable", definido como "actividades que utilicen recursos del presente de forma que no se vea afectada o en peligro la utilización de los mismos recursos para las generaciones futuras" es un OXIMORON, es decir, un concepto formado por dos términos opuestos, incompatibles per se: es imposible no afectar, negativa o positivamente, en los recursos que deberán utilizar las generaciones futuras...
Tal vez la solución sea pensar en las generaciones presentes, y que cada generación piense en el presente, no tan a futuro, ya que futuro es cada minuto y segundo por venir...no sabemos si esas generaciones en que pensamos al rompernos la cabeza para actuar de manera "sustentable" existen, o van a existir.... ¿qué cosa real, certera, clara y distinguible me podría negar que dentro de 2 horas no caen 4 meteoritos gigantes sobre los océanos, y desaparecemos?

Carla dijo...

Hola a todos, en cuanto a la pregunta respecto al sentido de nuestro trabajo, en el grupo ("la pelota no se pincha") estuvimos charlando y llegamos a la conclusion de que el sentido está en la experiencia que ganamos, laburando de algo que nos gusta o no, eso es lo de menos, lo copado y lo valioso es darle importancia a todo lo que vivimos,por mas simple y tonto que nos parezca. Quizas mucho de nosotros, me incluyo, estamos laburando de algo que no nos gusta, o sentimos q no es lo nuestro ( el famoso trabajo "puente"), pero aunque no nos demos cuenta estamos aprendienedo un monton de cosas y preparando las herramientas necesarias para el dia de mañana enfrentarnos a ese laburo que tanto queremos.......
Bueno un beso a todos!!!
Checha

Anónimo dijo...

Hola a todos soy Cecilia del grupo "Ese es el problema", la verdad que leyendo el texto y para cerrar mirar el video que está publicado, uno se plantea muchas cosas, es muy díficil vivir en los tiempos que corren y más si como dice el video, aquellos que tienen que gobernar para el ciudadano hace todo lo contrario, "limpiandole los zapatos", como biennn pone el video, a quienes nos aplastan día a día.
A su vez, me hizo sentir un poco culpable en algún puntoo xq uno es un consumidor y no se da cuenta en el cíclo en dónde se encuentra que cada vez uno quiere más y más, sin pensar realmente para qué, de dónde y a dónde va cada cosa consumidaa. Cuánta gente fue explotada para que yo pueda usar el vestido o la pc de moda.
Esta muy buenoo poder plantearse este tipo de cosas lugar.
Por ahí me fui por las ramas! jeje perdón, pero la verdad me quedé pensando en muchas cosas..
Muy bueno el video para pensar un poco en todo.
Por ultimo quiero dejar un tema, que es de Silvio Rodriguez, habla un poco de la burguesía y tmb de cosas materiales, que no hacen a la felicidad.
El video http://www.youtube.com/watch?v=LPs_hjQ7UmY
Y si quieren leer la letra http://lyricsplayground.com/alpha/songs/c/cancionenharapos.shtml

Bueno saludos a todos, espero que les guste!, y que sea apropiado!..
Nos vemos!!!

Anónimo dijo...

Hola gente! Mi nombre es Florencia Marciani y escribo hoy como representante del grupo "Como perros y gatos".
Con respecto al trabajito en grupo que hicimos la clase pasada, a nosotros nos tocó reflexionar sobre el trabajo y el dinero en el ámbito personal.
Sobre "el sentido de nuestro trabajo" surgieron opiniones diversas: para algunos, trabajar implica un crecimiento personal acompañado de una remuneración que te implica sostenerte dia a día. Para otros, trabajar es necesario porque al final del día "sentiste que hiciste algo, que trabajaste". Para otros, el trabajo se presenta como la actividad por la que cobro a fin de mes. Por último, una de las chicas dijo que tenía dos trabajos que le encantaban y no cobraba nada por ello.
Nuestra conlusión sobre ello fue pensar que el trabajo debería ser enriquecedor y placentero, pero las circunstancias varian según los sujetos y según sus necesidades.
Por último pensamos sobre nuestras creencias acerca del dinero. Si bien no pudimos discutir mucho, si pensamos que no podíamos ser ingenuos: el dinero es movilidad, hoy en día y es ridículo pensar que el mismo no es necesario. Lo preocupante es ver como nos atraviesa en todo sentido ¿no?
Me voy a ver la "historia de las cosas"!!!
Saludos!

Mechi dijo...

Hola! Soy Mechi del grupo Las anónimas.
Personalmente, empecé a trabajar hace poquito, así que no sé si tengo muy en claro el SENTIDO de mi trabajo. Al aceptarlo, pensé más que nada en las posibilidades que tendría de aprender, y en las experiencias que podría adquirir (parecido a lo que dijeron Carla y su grupo). Además, también me venía bien desde el punto de vista económico.
En cuanto a las creencias sobre el dinero, en mi grupo estuvimos hablando de que era importante para la felicidad de una persona, pero no fundamental. Uno puede no tener muchos bienes materiales y sin embargo, ser feliz...

"No hay mayor pobreza que la soledad." Madre Teresa de Calcuta

María Celeste Castiglioni dijo...

Actalmente no tengo un trabajo remunerado. Asi que trato todos los dias de hacer lo que me gusta. EL dinero es solo un medio para conseguir aquello que deseo.
He dado un taller de teatro foro, no me pagaban pero fue una de las experiencias más enriquecedoras.
Me encanto el videode sobre el origen de las cosas,y ls canción de Viejas Locas.
Yo aportaría el cuento Alienación de Julio Ramon Ribeyro. Y algunas frases celebres:

"La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas." Marx

"Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo." Marx

"Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera." Pablo Neruda

Anónimo dijo...

Buenas, quería comentarles que en base al tema visto en la última clase, busqué en Internet algunos textos vinculados al asunto en sí. Me gustaría compartir uno de ellos. Se los dejo a continuación:
SENTIDO DEL TRABAJO
"Cuando alguien trabaja, se perfecciona a sí mismo"(Gaudium et Spes)
Una muchacha termina su turno en un supermercado y sale exclamando: ¡"libertad!, ¡libertad!".
Un joven compra un billete de lotería y expresa: "si llega a salir... lo primero que hago es dejar de trabajar".
Un hombre mayor mira un almanaque y cuenta los días que le faltan para poder jubilarse.
Parecería que la verdadera vida comienza después del trabajo.
Siempre me pareció muy interesante escuchar en distintos ámbitos y de diferentes personas, la expresión de un deseo permitido por un evento azaroso. Es decir, en la posibilidad de obtener, juego de azar mediante, un monto de dinero considerable, en primer lugar: para dejar de trabajar. Luego, lo demás: comprar, viajar, regalar, etc. Parecería ser que la expresión bíblica: "ganarás el pan con el sudor de tu frente" (Gén 3,19), trae este sufrimiento vinculado al trabajo. Desde esta expresión es más un castigo que otra cosa.
También en la mitología griega encontramos esta idea: es el trabajo de Sísifo que arrastra la piedra montaña arriba y no bien llega a la cima vuelve a bajarla al valle; y así sucesivamente, toda la vida, toda la eternidad.
¿Tiene sentido el trabajo?, ¿Qué sentido tiene el trabajo? Si Dios hecho hombre en Jesús, trabajó, realizó un oficio como el resto de los humanos, ¿tendrá sentido el trabajo?

Anónimo dijo...

El Trabajo como posibilidad de sentido
Se considera a los valores creativos (vinculados al hacer, al trabajo) como los primordiales para encontrar el sentido de la vida. El hombre, al ser responsable (capacitado para responder) encuentra su realización concreta en el trabajo.
El trabajo representa el espacio en el que la persona única, irrepetible y finita, encuentra su vinculación con la comunidad. Allí la existencia singular cobra sentido y valor. Más allá del trabajo específico importa la obra. "No es, por tanto, una profesión determinada la que da al hombre la posibilidad de realizarse. En este sentido, podemos decir que ninguna profesión hace al hombre feliz."
Ciertamente nos encontramos con personas que explican sus frustraciones y padecimientos en la imposibilidad del ejercicio o estudio de una profesión. Sin embargo, esto es una forma de tergiversar el valor de la obra. No es la profesión la que produce insatisfacción sino la manera de ejercerla.
Desde la originalidad y creatividad de cada existencia, cualquier trabajo (aun el más mecánico y monótono) recibe ese algo personal y específico de cada uno. La profesión o la tarea a realizar son el simple marco de posibilidades de realizar una obra personal. La tarea se ve trascendida por ese "toque" humano.
"Llegamos a la conclusión de que lo que hace de la vida algo insustituible e irreemplazable, algo único, algo que sólo se vive una vez, depende del hombre mismo, depende de quien lo haga y de cómo lo haga, no de lo que se haga".
Al decir del poeta Hillel: "Si no lo hago yo, ¿quién lo hará?; si no lo hago ahora, ¿cuándo lo haré?; si lo hago sólo para mí, ¿quién soy?".
Muchas veces, el vínculo natural que existe entre una persona y su trabajo, en cuyo ámbito encuentra la posibilidad de realizar su existencia singular mediante valores creativos, se encuentra desvirtuado. Condiciones de trabajo indignas del ser humano hacen que se deba llevar esta realización al campo del trabajo libre, voluntario, recreativo.
Y más aún: desempleado es diferente a deso-cupado. Siempre podemos encontrar un espacio para realizar una tarea. Citemos la frase de Ibsen: "Yo vivo para hacer poesía, pero si las cosas cambian, voy a hacer poesía para vivir".
Se plantea que se comprende el valor existencial del trabajo cuando se pierde. Allí surge la "neurosis de la desocupación", caracterizada por un estado de peligrosa apatía. A decir: "Estos hombres van sintiéndose cada vez más incapaces de estrechar la mano que se alarga hacia ellos brindándoles ayuda para salir del pozo en el que están metidos". La vaciedad del tiempo, de la acción laboral, se transforma en vacío interior, de sentido. También aquí se cae en la trampa de justificar fracasos y errores ya que todo remite a esta situación: "si tuviera trabajo...". Son personas que nada se exigen a sí y que no toleran la exigencia de los demás. El estar desempleados los exonera de tener una vida responsable, de dar cuenta de sus actos, de asumir una actitud activa. En cambio, existe otro "tipo" de desocupado.
Son aquellos que "...saben emplear racionalmente el tiempo excesivo que disponen, y dan, con ello, una plenitud de contenido a su conciencia, a su tiempo y a su vida. Han comprendido que el sentido de la vida del hombre no se reduce en modo alguno, al trabajo profesional; puede quedarse sin trabajo sin que por eso se vea obligado a reconocer que su existencia carece de todo sentido."

Anónimo dijo...

El Trabajo como posibilidad de sentido
Se considera a los valores creativos (vinculados al hacer, al trabajo) como los primordiales para encontrar el sentido de la vida. El hombre, al ser responsable (capacitado para responder) encuentra su realización concreta en el trabajo.
El trabajo representa el espacio en el que la persona única, irrepetible y finita, encuentra su vinculación con la comunidad. Allí la existencia singular cobra sentido y valor. Más allá del trabajo específico importa la obra. "No es, por tanto, una profesión determinada la que da al hombre la posibilidad de realizarse. En este sentido, podemos decir que ninguna profesión hace al hombre feliz."
Ciertamente nos encontramos con personas que explican sus frustraciones y padecimientos en la imposibilidad del ejercicio o estudio de una profesión. Sin embargo, esto es una forma de tergiversar el valor de la obra. No es la profesión la que produce insatisfacción sino la manera de ejercerla.
Desde la originalidad y creatividad de cada existencia, cualquier trabajo (aun el más mecánico y monótono) recibe ese algo personal y específico de cada uno. La profesión o la tarea a realizar son el simple marco de posibilidades de realizar una obra personal. La tarea se ve trascendida por ese "toque" humano.
"Llegamos a la conclusión de que lo que hace de la vida algo insustituible e irreemplazable, algo único, algo que sólo se vive una vez, depende del hombre mismo, depende de quien lo haga y de cómo lo haga, no de lo que se haga".
Al decir del poeta Hillel: "Si no lo hago yo, ¿quién lo hará?; si no lo hago ahora, ¿cuándo lo haré?; si lo hago sólo para mí, ¿quién soy?".
Muchas veces, el vínculo natural que existe entre una persona y su trabajo, en cuyo ámbito encuentra la posibilidad de realizar su existencia singular mediante valores creativos, se encuentra desvirtuado. Condiciones de trabajo indignas del ser humano hacen que se deba llevar esta realización al campo del trabajo libre, voluntario, recreativo.
Y más aún: desempleado es diferente a deso-cupado. Siempre podemos encontrar un espacio para realizar una tarea. Citemos la frase de Ibsen: "Yo vivo para hacer poesía, pero si las cosas cambian, voy a hacer poesía para vivir".
Se plantea que se comprende el valor existencial del trabajo cuando se pierde. Allí surge la "neurosis de la desocupación", caracterizada por un estado de peligrosa apatía. A decir: "Estos hombres van sintiéndose cada vez más incapaces de estrechar la mano que se alarga hacia ellos brindándoles ayuda para salir del pozo en el que están metidos". La vaciedad del tiempo, de la acción laboral, se transforma en vacío interior, de sentido. También aquí se cae en la trampa de justificar fracasos y errores ya que todo remite a esta situación: "si tuviera trabajo...". Son personas que nada se exigen a sí y que no toleran la exigencia de los demás. El estar desempleados los exonera de tener una vida responsable, de dar cuenta de sus actos, de asumir una actitud activa. En cambio, existe otro "tipo" de desocupado.
Son aquellos que "...saben emplear racionalmente el tiempo excesivo que disponen, y dan, con ello, una plenitud de contenido a su conciencia, a su tiempo y a su vida. Han comprendido que el sentido de la vida del hombre no se reduce en modo alguno, al trabajo profesional; puede quedarse sin trabajo sin que por eso se vea obligado a reconocer que su existencia carece de todo sentido."

Anónimo dijo...

NO SE PUEDE VIVIR SÓLO PARA TRABAJAR
¿Qué pasará cuando una persona se jubile o en el peor de los casos pierda el trabajo? Estas personas que viven alrededor de un núcleo central corren el riesgo de perderlo y que su existencia se derrumbe.
"El trabajo es uno de los grandes lugares comunes de la vida. El trabajo puede ser una bendición, un castigo, una ocupación, una plegaria, una fuente de alegría. Depende únicamente de nosotros. Podemos hacer cosas pequeñas con un alma grande; y las cosas grandes con un alma fría y mezquina. El secreto de la dignificación del trabajo está en el alma del que lo realiza" (Roque Schneider).
Desde esta perspectiva podemos afirmar que el ser humano "es" mediante lo que hace, y que el trabajo tiene sentido cuando se manifiesta de manera creativa y recreativa. El trabajo tiene sentido en la medida en que es una posibilidad de realización concreta de valores creativos. Es lo que le doy al mundo y a la comunidad y eso habla de mí.
Por eso podemos afirmar que no es una profesión determinada la que nos da la posibilidad de realizarnos, o sea, que ninguna profesión hace al hombre feliz; lo hace el modo en que se ejerce.

Anónimo dijo...

En conclusión, lo que hace de la vida de cada persona algo insustituible e irreemplazable, algo único, algo que sólo se vive una vez, depende de la misma persona. Depende de quién lo haga y de cómo lo haga, y no de lo que se haga.
Cuando el trabajo no es más que un medio para ganarse el sustento indispensable para vivir, la "verdadera" vida empieza cuando termina el trabajo (entendido como no-trabajo), y comienza el tiempo libre; en tal situación, el sentido de la vida del hombre por medio de su trabajo, obligado a desenvolverse en tales condiciones, se buscará en el modo de aprovechar el tiempo libre y personal.
Asimismo, debemos tener en cuenta que la capacidad de trabajo no es todo, ni razón suficiente y necesaria para infundir sentido a nuestra vida, pues podemos tener capacidad de trabajo y, sin embargo, llevar una vida carente de sentido. No debe confundirse la plenitud del trabajo con la plenitud del sentido de vida creadora.
En ocasiones encontramos gente que los domingos padece el tedio agobiante de no tener algo que "hacer", "trabajar". Huyen de sí mismos como forma de evitar el vacío interior, ya que al frenar el ritmo laboral de toda la semana, queda al desnudo la pobreza de sentido de la vida cotidiana.
Si en la filosofía tradicional el trabajo es un valor universal, ahora este mismo valor será la decisión que sobre el trabajo ha tomado un individuo a lo largo de su vida. Es lo mismo pero con otra visión: en cada momento de nuestra vida se nos plantean ocasiones para realizar valores. Si yo en este momento hago lo que tengo que hacer (soy responsable pues respondo a la vida que me interpela), cumplo con mi deber y eso le va dando sentido a mi vida. Desde este punto de vista, el camino para madurar como ser humano es cumplir en cada instante lo que debo hacer. Esos son los valores absolutos para una persona: si ha trabajado, si ha dado respuestas a la vida con su hacer concreto, ése es el sentido de su vida”.

Ojalá no los haya aburrido, era un poco largo, pero me pareció interesante publicarlo.
Será hasta el martes!

Gisela Aldeco (del grupo de Noruega)

Guillermina dijo...

Soy Guillermina del grupo "La pelota no se pincha". Como ya ha comentado Carla, con los miembros del grupo concordamos en que pretendemos un buen sueldo si realizamos un trabajo que no tenga que ver con lo que nos gusta, si no tiene que ver con la carrera o que no nos permita crecer en la empresa. Pero sí sacrificaríamos el sueldo, en el caso de conseguir un trabajo que nos guste, tenga que ver con la carrera o algún hobby que cada uno tenga, con tal de adquirir experiencia y contactos para insertarse y crecer profesionalmente.
Personalmente, nunca trabajé por miedo a no llegar a cumplir con la facultad -por más pavo que suene-, y ahora estoy en la búsqueda de mi primer trabajo. Cuando mando mi CV para postularme a un puesto que no tiene nada que ver con la carrera, sí me fijo si los horarios me quedan cómodos para combinarlos con la facu, el sueldo, la zona y el ambiente de trabajo. En cambio, cuando mando a alguna búsqueda que tenga que ver con la carrera, no soy tan "quisquillosa" con las condiciones; priorizo el hecho de poder de una vez por todas adquirir experiencia, práctica que en la facu tanto nos falta, insertarme en ambientes que tengan que ver con la carrera y trabajar de lo que realmente me gusta y me siento capacitada para hacerlo y con muchas ganas de aprender. Mismo mando CVs a pasantías no remuneradas, priorizando mis objetivos profesionales, aun que sepa que un sueldo me serviría por independencia personal.

Anónimo dijo...

Hola, ¿qué tal? Soy Dani de Anónimas y paso a dejar mi humilde aporte.
En relación al sentido de mi trabajo, creo que pasé por varias etapas... pero en la actualidad mi trabajo (y me refiero al remunerado, dejo por fuera todo lo demás) es una forma de mantenerme y ser independiente. La verdad es que no me siento realizada en él, sólo lo mantengo para poder pagar las cuentas (aunque más que cuentas las llamaría deudas jaja).
Sobre el dinero pienso que es un instrumento necesario dentro del sistema en el que vivimos y no lo veo en forma negativa, me parece que el problema está en su acumulación innecesaria, en la plusvalía, en la importancia exagerada que se le da a esa acumulación.
Como dije antes, en este momento trabajo por la plata y sólo lo justo y necesario, voy algunos días de la semana, pocas horas. Este estilo de vida me deja mucho tiempo libre para hacer lo que me gusta; pero verdaderamente considero que el trabajo tiene que ser algo que se pueda disfrutar. El problema está en que los trabajos que uno disfruta usualmente exigen demasiado de uno, mucho tiempo que es difícil poseer si se estudia. Yo privilegio el estudio porque lo disfruto y creo que es una inversión, más estudio hoy, mejor trabajo mañana (mejor trabajo, más lo disfruto, mucho más me realizo y muchísimo más doy a la sociedad).
Lo que más disfruto es escribir y pienso vivir de eso algún día… por el momento hice algunos laburines ad honorem para un diario y un blog.
Bueno, así me despido! Nos vemos mañana.

Anónimo dijo...

¡Hola a todos! Soy Daia, de “La pelota no se pincha”. Como Checha y Guillermina, mis compañeras, ya les comentaron lo que estuvimos charlando en el grupo, les paso mis apreciaciones personales sobre las preguntas planteadas.

¿Cuál es el sentido de mi trabajo?
Personalmente, trabajo porque, además de poder recibir una remuneración a cambio, me gusta y lo disfruto (hasta a veces me divierto) mucho. A pesar de que no esté directamente relacionado con lo que estoy estudiando, y la remuneración no sea muy buena, es la posibilidad que se me presenta ahora, y trato de aprovecharla hasta poder conseguir otro empleo que se ajuste más a mis pretensiones.

¿Qué creencias tengo sobre el dinero?
Creo que el dinero no es lo más importante, pero sí necesario. La percepción que podamos tener del dinero la relaciono mucho con la edad que tengamos. Siempre me queda grabado las frases que me decían (y me siguen diciendo) personas más grandes de edad, que ya tienen una familia, tales como “Cuando tengas una familia que mantener, y te lleguen cuentas para pagar todos los meses, ahí sí que me vas a entender…”

¿Para qué hago lo que hago? ¿Porque trabajo? ¿Cómo produzco mi vida? ¿Solo trabajo por la plata? Me levanto, voy a trabajar pago las cuentas como hamster en la ruedita? (Plata Cara)
Trabajo en lo que trabajo (doy clases de inglés, y apoyo escolar, en general) porque me permite administrar mi tiempo, y principalmente, poder estudiar mientras. Sin dudas no sólo trabajo por la plata, ya que a pesar de que me sirva lo que gano, lo hago para poder priorizar el estudio y además porque obtengo una remuneración que está más allá del dinero.

¿Qué cosas me gusta hacer que me entusiasman y hacen aparecer “mi mejor versión”? ¿Qué cosas hago o haría apasionadamente en mi vida, aunque no me paguen? ¿Cómo podría ganar dinero con eso? (Plata Barata)
Las cosas que más me entusiasman son poder ampliar mis conocimientos, ya sea estudiando algún texto para la facu, mirando una peli, leyendo algún libro, hacerme tiempo para poder compartirlo con mi familia y amigos, planear/soñar proyectos de distinto tipo, hacer algo de actividad física. Hice y emprendería proyectos para poder ayudar a los que más lo necesitan, ya sea haciendo lo que se considere lo más pequeño, como ir, leerles un cuento y armar un cartel con dibujos. No estoy segura como podría ganar dinero con eso… ¿Trabajando en alguna ONG o para el gobierno, sino, quizás?

Les dejo un link del trailer del documental de Michael Moore “Capitalismo: una historia de amor”, donde se hace una crítica a este sistema y se muestra las consecuencias de la crisis que el propio sistema genera.


http://www.youtube.com/watch?v=PbHUisUtMBE

Espero que les haya interesado, y eso es todo por ahora. Saludos,
Daia

Abel Vera Hidalgo dijo...

Flor, Mechi, Checha, Maria Celeste,Guillermina
Daniela muchas gracias por sus reflexiones y comentarios
Facundo: Que cobrás referí!!!! Jiji muchas gracias por tu aporte, volver a mirar y escuchar este tema de Pink Floyd desde esta perspectiva, muy interesante
Soledad: Oximoron …linda figura retórica de nuestro lenguaje, “ vuelo profundo” “realidad virtual” ¿Acaso nuestra subjetividad pueda representarse como un oxímoron? Me quedé pensando…
Daiana: gracias por el link de Michael Moore:) aplica para pensar el tema de esta entrada
Gisela vaya texto! Siempre vos siempre inspirada gracias!
Cecilia: Grax por el tema de Silvio!