lunes, 23 de agosto de 2010

El espejo del pensamiento oriental












“Solamente es tuyo aquello que no te pueden quitar. Nada que se te pueda quitar es tuyo. Conquista tu conciencia”

Buda




Llegan los viajeros. Allí está el hombre que buscaban. Una agitación zumba en los pechos de los recién llegados. Todos quieren que Buda hable ya. Y Buda contempla, caviloso, las cercanas ramas de un árbol. Un remolino de ansiedad quiebra la espera. Ya imposible. Y alguien pregunta: ¿Cómo llegar a Dios? Buda escucha. No contesta. Se aviva la luz de sus ojos. En sus manos brilla el aire tibio de la mañana. Sus dedos acarician una flor. El discípulo repite la pregunta.

Buda dice: Esta es la respuesta.

Y muestra la flor.

Nos acercamos al pensamiento oriental para reflexionar sobre nuestra propia subjetividad.Poniendo en perspectiva con lo que vimos con el racionalismo (Descartes) me vienen preguntas con este tema:

¿Puede existir la materia sin la conciencia? ¿Puede existir la conciencia sin un sustrato físico o material?

El arte expresa mediante sensaciones las ideas y la cosmovisión de cada cultura. El arte japonés tradicional exhala la profunda huella del Zen en la mentalidad japonesa. Mediante la pintura, la poesía, el tiro con arco, la caligrafía, el arte de los jardines, la danza butoh, el combate de espadas o la ceremonia del té, el Zen manifestó su concepción fundamental de la realidad como vacío subyacente, como una universal e indefinible fuerza creadora desde la que eclosiona el mundo y sus seres

El Zen es una gimnasia espiritual para practicar el foco en el momento presente, el poder del ahora. La presencia y el fluir de las cosas.

Eso nos cuesta porque vivimos acelerados, nuestras vidas en la ciudad suelen ser como un remolino de personas, eventos, encuentros, Con plazos, fechas límites, a mil por hora y apurados siempre. Para manejar energías de alto voltaje necesitamos aprender y practicar como hacer “conexión a tierra” Podemos “conectarnos a tierra” con técnicas de meditación, artes marciales, quizás mirando un atardecer…

¿Cuales son aquellas cosas que vos sentís que te conectan con tu centro, tu cable a tierra?

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Priscila, de "SUBLIMACION".
Me conecta con mi centro, me hace un cable a tierra, es ocuparme de lo que me gusta hacer y lo que siento que debo para tener armonia interior. Esto puede ser, desde ordenar mi cuarto como me gusta, hasta estudiar en los tiempos y con el metodo que prefiero, hasta charlar sobre filosofia y política exterior con mi papá ( para poner algo mas relacional y no tan individual jaja). Otra cosa que me hace recordar lo ventajoso de mi existencia y valorarlo y luchar por mantenerlo-acrecentarlo es conocer personas que me relaten sucesos distintos ( no siempre desafortunados, ya que eso depende de los parámetros de cada uno ) pero sí distintos a mi realidad, y no deseables para mi forma de pensar o vivir. Recordar que hay diversidad, y que se puede vivir y ser feliz (acá linkeo a las preguntas finales de Omar)de mas de una forma, me centra, me "pone en mi lugar" jaja.

Anónimo dijo...

ABEL!! me olvide de preguntarte: Ayer a la madrugada comente en nombre del grupo SUBLIMACION, respuestas a 4 preguntas q debatimos x mail a raíz de la lectura y reflexion sobre Descartes y sus meditaciones: las llegaste a ver?? yo ayer las veia en el post anterior y hoy no :(
sino lo subo otra vez
GRACIAS!!

Alejandra Soifer dijo...

Hola a todos y todas, soy Alejandra del grupo sublimación.
Antes que nada una aclaración: escribo estas líneas no con la intención de escupir lo que pienso en el vacío, sino con la verdadera necesidad de interpelar(nos) a todos y todas acerca de algunas cuestiones que me pareció que en la charla de la clase de hoy fueron superficialmente tratadas y que merecen una discusión muy amplia. Espero no extenderme demasiado, pero realmente hoy me fui de la clase con muchos interrogantes que me gustaría compartir con ustedes.
En primer lugar, intento reubicar el sentido que para mí tiene la materia dentro de la carrera. Para mí la carrera de comunicación está enmarcada dentro de las ciencias sociales: no existe la comunicación individual, la comunicación siempre es social, siempre se da en un determinado contexto, en una relación con un otro. En ese sentido lo que estudiamos son procesos sociales, que tienen sus consecuencias en la mentalidad y el accionar de los sujetos.
Hay una frase que a mí me gusta mucho de Mattelart que para mí define por qué estudio comunicación y no otra cosa "La libertad política no se puede resumir en el derecho a ejercer uno su voluntad. Reside también en el derecho a dominar el proceso de formación de esa voluntad”. Me parece que esta frase expresa muy claro una cuestión que para mí es fundamental: la libertad (lo digo en términos amplios y no exclusivamente políticos, aunque para mí esta sea la libertad fundamental) no está en la voluntad individual, sino que está en entender cómo es que uno llega a determinada decisión. Y para mí uno forma su voluntad a través las herencias culturales, en el contacto con “otro” poseedor de un saber. Uno es quien va dando sentido a eso que experimenta, siempre tomando como referencia los saberes pasados. Los licenciados de ciencias de la comunicación tenemos una responsabilidad importante en tratar de repensar cuáles son los procesos de construcción de ciertas significaciones, que siempre son sociales y no individuales, lo cual hace más complejo su entendimiento.
Habiendo hecho esta larga introducción y metiéndome estrictamente en la cuestión de la charla de hoy. Yo creo que “la felicidad” es un concepto relacionado con la satisfacción de comprobar una representación adquirida culturalmente. ¿A qué me refiero? Creo que en el devenir de cada una de nuestras existencias vamos reflexionando y acomodando el mundo dentro de ciertos esquemas. Pienso que la tristeza es resultado de no corroborar en la experiencia estos esquemas, y creo que la felicidad es la satisfacción de haber hecho coincidir eso que pensamos que debería pasar con lo que pasa efectivamente. No digo que uno lo maneje racionalmente, pero pienso que funciona más o menos de esa manera. Creo que uno puede ser realmente más feliz si logra deconstruir aquellos esquemas que tiene en su mente como valores fundamentales e inamovibles. Creo que la concientización de determinadas representaciones sobre la realidad que hacemos nos permite ser más felices, porque nos permite acercarlas más a la realidad.
(sigue, je)

Alejandra Soifer dijo...

En este sentido, me parece que los valores de la filosofía zen van más allá de que “estemos bien con nosotros mismos” o incluso con hacer relajación. No digo que eso esté mal, digo que tiene que ver con una serie de construcciones culturales sobre el sentido de las cosas, del amor, de los sentimientos que distan de ser el patrón occidental. Me parece que un ejercicio sano en este sentido es deconstruir determinadas significaciones de cuestiones de la vida, pero acá me permito disentir con el chico que expuso en la clase de hoy (no recuerdo su nombre) ya que considero que no es una cuestión individual, sino que tiene que ver con condiciones materiales concretas, con formas de organización sociales, con saberes de enciclopedia que conforman lo que hoy llamamos “pensamiento occidental”. Pensamiento occidental que tiene una fuerte impronta de exitismo, individualismo y apego a lo material. En la exposición de hoy hubo un culto muy grande a la individualidad, e incluso al relativismo cultural, es decir, a intentar reflexionar sobre un modo de pensar propio del pensamiento de oriente adaptándolo a un pensamiento que le es antagónico como el de occidente sin haber hecho un análisis serio de las diferencias culturales, sociales y económicas que existen.

Me extendí mucho, y seguiría más, perdón! Quería desandar algunas cuestiones que se dijeron hoy sin problematizarse y aportar mi visión sobre el tema, espero que sirva para reflexionar un poco más en profundidad sobre la charla de hoy.

Saludos!

Ale.

Carla dijo...

Soy Carla del grupo "La pelota no se pincha" y una de las tantas cosas que me hace conectar con mi centro,me hace un cable tierra, es cuando practico danza contemporaea, en una parte de la clase hacemos ejercicios de relajacion del cuerpo y de la mente, desde el dedo gordo hasta la cabeza,tambien ejercicios de respiracion,conectandonos con nuestro cuerpo, sintiendo hasta como se inflan nuestras costillas, disfruto mucho de ese momento ya que pongo un stop a la vida agitada que nos toca vivir poniendo la mente en blanco , sacandonos de encima las preocupaciones y tratando de conectarnos con lo que sentimos en ese momento. Ademas me conecta con mi centro vivir e ir creciendo haciendo y actuando como uno realmente siente que tiene que hacerlo!!!!
Un saludo a todos!!!!

Anónimo dijo...

Hola! Soy Laura de "Perro verde". Actualmente colaboro en una Asociación sin fines de lucro para el desarrollo integral del niño que trabaja en un comedor parroquial con familias de bajos recursos. El ver las realidades tan duras que pasan muchos chicos me hace un cable a tierra. A veces estoy con mil cosas de la facu o de la familia y es como si no existiera nada más. Sin embargo, el hecho de estar en contacto con los chicos, ya sea en el comedor o porque los voy a visitar a sus casas, me hace reflexionar un montón. Pienso que una ayuda de este tipo está buena, pero que como comunicadora social (que algún día seré)estoy llamada a algo más. Hay algo en la sociedad que está fallando. Me parece genial que uno desde su lugar trate de cambiar la realidad que hay a su alrededor.Pero creo que también es importante hacer algo macro para cambiar la sociedad.
No sé si el comentario responde la consigna. Espero que sí. Saludos. Hasta el próximo martes!

Abel Vera Hidalgo dijo...

Priscila, Laura y Carla gracias por compartir sus experiencias y sensaciones:)
Alejandra gracias por tu comentario valoro que expreses tus opiniones, yo creo que no hay reflexión posible de lo social sin pensar en el ser humano, en las personas y también aquello que elegimos creer acerca de la naturaleza del hombre tiene consecuencias sociales.
En nuestra facultad cada vez que se propone algún abordaje desde lo emocional lo corporal o lo afectivo, ese saber “es interpelado” y denostado como superficial, light, individualista, etc.
Creo que nuestro chip mental está programado, lamentablemente, para funcionar en modalidad “pensamiento crítico” (lugar común en la educación si los hay) y solo se valoran los contenidos y conceptos.
Nos sobreentrenan para confrontar, sospechar y discutir. Cómo si lo más importante es estar atentos a las trampas de la sociedad, frente a la realidad hay que señalar sus defectos … y así estudiamos materias que “esterilizan” nuestro entusiasmo por la vida. ¿Cómo puedo cambiar algo en mi entorno sin cambiar algo de mí? ¿Podemos pensar nuestro futuro profesional solamente desde el conocimiento téórico, el análisis y la crítica? ¿Cómo conectarnos también con nuestro compromiso, nuestra capacidad creativa, el deseo y las ganas? Recordemos la frase de Richard Bach en Juan Salvador Gaviota: “Es bueno ser un buscador, pero, tarde o temprano, tenés que convertirte en alguien que encuentra”

Les reitero las preguntas para que sigan comentando en esta entrada:
¿Cuáles son las cosas que a vos te conectan con “tu centro”? ¿Cómo vivenciaron ustedes las actividades que tuvimos ayer en el práctico? ¿Qué fichas le cayeron?

Anónimo dijo...

Soy Fernando Riesco del grupo "La pelota no se pincha".
Mi "cable a tierra" por decirlo de una manera, lo que me aleja del stress diario del trabajo y de algunas cosas de la facultad, las presiones que se sufren a diario y demás cosas que molestan, las resuelvo algún día de la semana cuando me puedo escapar a la casa de mis familiares en Pilar. Un poco de verde, perros, campo, corridas, siempre un buen "fulbito" con amigos de la infancia o un asadito de domingo, son las cosas que me conectan con mi centro, y para conectar con la clase, que me hacen feliz.
Lo que dictaron sobre El Arte de Vivir fue muy interesante. Las cosas orientales siempre llamaron mi interés (leí dos libros de OSHO y algunos artículos del Reikí) por la paz que la práctica de esto conlleva. Desde la sensación de la uva en las manos y cuando la comimos hasta la meditación fue muy interesante. Clases así, de vez en cuando, que le aflojen a lo teórico, dan ganas de seguir cursando!!

Anónimo dijo...

Si bien coincido con todo lo que dice Ale, mi compañera sublimada jaja, no dejo de pensar en algo que lei en Historia Gral (Cat. Saborido): En los dias previos a la rev francesa de 1789, el reclamo popular que más agitaba a los campesinos franceses, era que los "impuestos" que debían tributar puntualmente, no se veía luego en las obras y mejoras de la vida cotidiana, las cuales se prometian y eran el origen del pago de esos tributos. Conforme a esto, la revuelta campesina de esos dias revolucionarios, no era: "somos pobres, no queremos pagar, queremos ser ricos como los burgueses incipientes y nobles historicos de paris." ELLOS QUERIAN SEGUIR VIVIENDO COMO VIVIAN, TRABAJAN, Y HASTA PAGAR TRIBUTOS, LO QUE NO QUERIAN ES QUE LES ENGAÑARAN Y ROBARAN EL FRUTO DE SU TRABAJO CON EL QUE PAGABAN. PARA ELLOS LA FELICIDAD ERA QUE LES MANTUVIERAN LOS CAMINOS DE TIERRA EN FORMA ( POR EJ).
Hechos de este tipo, siguen existiendo desde ese momento, probablement antes, y en la actualidad. el link con lo que Omar nos transmitio el martes es: aceptar lo que somos y tenemos, no implica acto seguido que dejemos de trabajar y luchar por mejorar. Tal vez aceptar como soy, donde estoy, etc, sirve para darse cuenta que con ya levantarme cada dia, y ver que "pienso, entonces soy y, por eso sigo existiendo" es una buena noticia, es un logro.
El acto que sigue, para que esto no sea resignacion y mera repeticion del dia de ayer y el de anteayer, es buscar trabajar en el presente de este nuevo dia, para tratar de mañana, pasado o pasado... vivir mejor...y cada vez mejor, para q la felicidad del solo existir primera, sea cada dia felicidad por mas y mejores hechos...

Anónimo dijo...

PRISCILA, de, "SUBLIMACION"
( ME OLVIDE DE ACLARAR PRIMERO O FIRMAR DPS :)

Jime dijo...

Hola!!!
Estuvo muy linda la clase, me fui pensando mucho en la charla que dio Omar, en los textos del Zen, puede ser que lo pueda o podamos poner en práctica. Es cierto, hay que vivir el ahora y hacer las cosas al 100%. No hace falta proponerme ser feliz en algun momento de mi vida SI PUEDO SER FELIZ AHORA CON LO QUE TENGO Y CON LO QUE SOY NO?
Bueno, salí pensando asi yo..
Buena semana!!

Anónimo dijo...

Soy lucas de "la pelota...".
La verdad que estuvo muy buena la clase que dio omar. me senti muy bien.

Tatiana dijo...

Soy Tati de "La pelota no se pincha" a mi me quedo haciendo ruido el tema de la felicidad,y que es lo que necesitamos para ser felices. Y en cuanto a esto me adhiero y repito lo que dijo una compañera (no recuerdo quien) que siempre buscamos la felicidad en un objeto (todos en algun punto somos materialistas) o persona exterior, pero si no estamos bien con nosotros mismos, y no luchamos por lo que queremos ser felices, podemos ser multimillonarios y tener todo el amor de nuestra familia y no sentir felicidad. Por eso creo que uno debe aceptar lo que es, lo que tiene y buscar la felicidad siempre teniendo esos patrones presentes, pero empezando desde uno mismo.

Por otro lado, en cuanto a la consigna, creo que mi cable a tierra dista mucho de lo que manifiesta el Zen. Mas alla de que obviamente, y como todos, mi familia, mis amigas y mi novio en particular son las personas que me conectan y me hacen sentir bien conmigo misma, lo que realmente me conecta con mi centro es el deporte. Todo el stress de la facultad, el trabajo, el cansancio de dormir pocas horas y no parar un segundo en todo el dia, lo libero y lo saco de mi cuando voy al club, y entro a la cancha. Ahi siento que me saco la mochila que cargo durante todo el dia y puedo relajarme y largar todo. Mas alla del cansancio fisico que puede provocarme a veces, lamente se me libera y trodo el stress magicamente se va.
No por esto quiero decir que la meditacion y la relajacion del cuerpo y la mente con, por ejemplo, el yoga, no funcionen. Creo que cada uno debe encontrar aquello que le permite olvidarse de todo y "sacarse esa mochila" para poder encontrarse con su cuerpo y su mente en una sintonia y en armonia.

Saludos! Buen finde, nos vemos el martes.

Anónimo dijo...

soy cristian del grupo "como perros y gatos". en cuanto a la clase, no se si me cayo alguna ficha, me parecio interesante el planteo de como vivir en paz a partyir de algunos lineamientos. sobre la felicidad ya tenia alguna posicion tomada porque es un planteo que suelo hacerme y un tema de conversacion recurrente. creo que la felicidad es una actitud ante la vida, es algo que hay que proponerse dia a dia. no se si me siento muy identificado con la expresion "conectarme con mi centro". yo no siento que tenga un centro y una periferia. todo lo que me pasa, desde lo mas intenso a lo mas superficial me afecta y forma aprte de mi vida. para mi lo mas lindo que hay es reirme y me rio con ganas cuando me siento bien conmigo mismo, en esos momentos siento que la vida es grandiosa y me gustaria que todos pudieran sentir lo mismo.

Mechi dijo...

Hola a tod@s!! justo falté el martes :( Pero gracias a que una amiga me contó con detalles, al post y a los comentarios, por suerte pude interiorizarme con lo que estuvieron haciendo en la clase pasada.

Me pareció un poco complicado leer los textos de zen, no por la complejidad del texto sino porque se me hizo difícil terminar de comprender la forma en que persiven las cosas, interiorizan lo exterior y exteriorizan lo exterior. En este sentido creo coincidir con Alejandra en que nuestra cultura es bastante diferente a ese razonamiento y por eso se nos hace difícil entender las cosas desde este punto de vista. Además es una realidad que, como dice el post, en la vida cotidiana uno está siempre corriendo con horarios y tiempos que no nos hacen "conectarnos con nuestro centro". Pero creo también que está bueno intentar ver las mismas cosas con otros ojos y sobre todo si eso nos "desenchufa" de lo cotidiano.

¿Y a mí que me conecta con mi centro? No suelo estar mucho tiempo del día centrada, suelo no dejar de pensar un minuto (aunque la mayor parte de las cosas sean pavadas). Creo que la experiencia más cercana a la meditación en mis años en los que iba a clases de teatro y teníamos que relajarnos antes de empezar a ensayar para sacarnos de encima todo lo que traíamos de afuera. Hoy creo tener cables a tierra más sencillos: viajar mirando la ventanilla (hasta me he pasado de parada un par de veces por distraerme); caminar un ratito abajo de la lluvia mientras escucho mi música; bajar del colectivo en la esquina de casa y caminar debajo de los árboles de la cuadra (sobre todo en otoño que tiñen hasta el suelo de naranja y las hojas hacen ruido cuando alguien las pisa); inventarle historias a la gente o lugares que se me cruzan; escribir historias y mirar atardeceres varios, con nubes, con cielo mlimpio, en el campo, en la ciudad, en un lago, en el mar (soy fanática, le saco fotos a todos los que puedo, por las dudas, para no olvidármelos ja!).

Con respecto a la felicidad... creo que tiene que ver con cómo uno lleva adelante sus cosas, cómo piensa su pasado y la forma de proyectar su futuro.

Bueno, eso es todo!! hasta el martes :)
Mercedes Cerrotta

Mechi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Flor Moyano dijo...

Hola soy flor nuevamente (posteo de nuevo porque antes me equivoqué)todavia ...queria recomendar la pelicula Good bye Lenin! que figura en las lista de las peliculas recomendadas.La ví hace bastante y es excelente!

Queria tambien agregar sobre la clase de meditación y sobre lo agregado en clase: se puede ser feliz con pequeñas situaciones cotidianas pero uno busca ser más feliz todavia...
Este es mi pequeño punto de vista...
Muy buena clase y meditación!!!

Saludos!!!

Anónimo dijo...

Hola soy Brenda del grupo sublimación.
Particularmente, a mi me pareció muy buena la clase del martes pasado, realmente la disfrute, ya que en la carrera generalmente nos encontramos con materias y clases muy teóricas donde no se experimenta mucho ni con uno mismo ni con los demás, por lo tanto me es muy satisfactorio encontrarme con una materia donde no se vea solo lo teórico de los autres sino que también se hagan clases más prácticas. La meditación que hicimos en clase también me gusto mucho, tanto como los comentarios de omar.
En particular mi cable a tierra, lo que me hace feliz, son mil cosas entre las que estan ver bien a mi familia, a mi novio, a mis amigos, las pequeñas cosas que hago a diario tanto en mi trabajo como en la facultad o en mi vida privada, sabiendo que lo que hago lo hago con felicidad y amor, puede ser la salida del sol despues de una mañana lluviosa o disfrutar de mi jardin y un montón de cosas más.
Saludos!! Hasta el martes!!

Juanma dijo...

Hola soy Juan Manuel de "Noruega", cuando leí el post de Abel se me vino a la mente esta escena de la peli "Belleza Americana".

http://www.youtube.com/watch?v=7Hm5cxuUPFo&feature=related
Les recomiendo la pelicula. Es de mis preferidas. Por otro lado: voy a empezar el curso esta semana en "El arte de vivir". Si alguno se prende genial mi email es soyjuanlago@hotmail.com

Saludos y hasta el martes

Guillermina dijo...

Soy Guillermina del grupo "La pelota no se pincha". Respecto a las preguntas planteadas por Omar al finalizar la clase sobre pensamiento Zen, en el grupo pensamos que, para ser felices, en principio, necesitamos la energía para luchar por conseguir nuestros objetivos. De ahí, surgió la pregunta, ¿Qué es la felicidad? Intentamos no pensar en objetos materiales a alcanzar y pensar en que para ser felices necesitamos de concretar proyectos que tengan más que ver con la felicidad interior de cada uno, se podría decir retomando a Descartes "más espiritual". Es decir, ser felices lo remitimos más bien a estar bien en nuestras relaciones familiares, amistosas y de pareja, a la sensación que se siente cuando alcanzamos el éxito laboral, en la facultad o en algún hobby o proyecto personal que tengamos más allá de los 2 primeros ámbitos mencionados. Pero aún (a mí como creo que a todos), nos quedó dando vueltas la pregunta de ¿Qué es la felicidad? Tal vez, la tengamos y no la sepamos ver, buscándola más allá de la misma, de ambiciosos que somos no más! O nos daremos cuenta de que la poseemos cuando ya no la tengamos y sea demasiado tarde para disfrutarla... Y ahí llegamos a la 2º pregunta: ¿Cuándo vamos a ser felices?, que tampoco la supimos contestar.
Por otro lado y volviendo al tema de Descartes y sus indescifrables idas y vueltas entre sus cuestionamientos y sus respuestas, este fin de semana vi la película "El Origen" y quería recomendarla por si alguno le interesó las dudas de Descartes. La película habla del poco poder que tiene la mente para manejar el inconsciente. Mismo plantean la consigna de Omar: "Si te digo que no pienses en monos con caras blancas, vas a pensar en monos con caras blancas", pero en la peli se plantea el ejemplo reemplazando los monos con elefantes. Asimismo, habla del poder de las ideas para construir una realidad en los sueños, paralela a la realidad misma, comparándola con las construcciones que un arquitecto puede llevar a cabo al realizar su trabajo; la duda de si uno está soñando o está despierto y cómo un sueño se puede apoderar de la realidad.
Eso es todo por hoy. Saludos!

Matias Ezequiel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Matias Ezequiel dijo...

Hay ocasiones en las que los días simplemente nos sobrepasan. A mi criterio, la temática principal de la canción “The Universal” (1995) de la banda londinense Blur es la depresión. Ante este karma, Damon Albarn, líder de la banda, propone una solución para el stress: The Universal. Se trata de una píldora que provee felicidad artificial. En los tiempos que corren, en los que la monotonía de los días, las responsabilidades y los “traqueteos” (como dice la señora…) simplemente nos dejan rezagados, The Universal hace de Agaromba (si no sabe, consulte a su Google amigo). Dice la letra: “When the days they seem to fall through you, well just let them go” (algo así como que si los días te están tapando, te superan, solo dejalos ir). El video complementa a la canción y lo hace aún más imaginario de lo que parece con su referencia a la película “The Clockwork Orange”(La Naranja Mecánica - 1971) de Stanley Kubrick. Aunque película y videoclip estén vinculados con el futuro, existe un “Universal” (no me refiero a la iglesia, ojo) en nuestros tiempos que provoca algunos de los efectos ya dichos: el Prozac (o la Fluexetina).
El zen se ha encargado de centrarnos en el ahora, el nosotros y de una mejor calidad de vida. La ciencia lo hizo frasquito y te lo vende…

Hay canciones que me “prozaquean” bastante. En esos momentos en los que los días se hacen difíciles, la música me baja las revoluciones y me prepara para cuando llegue una siguiente decisión.

Matías del grupo "Noruega"

El video:
http://www.youtube.com/watch?v=W4WlHfKpKgs

FLOR DE ANONIMA dijo...

SOY FLOR DE LAS ANONIMAS...LA VERDAD QUE LA CLASE DEL MARTES ME PARECIO MUY ORIGINAL Y SOBRE TODO "RELAJANTE".
CON MUCHAS COSAS DE LAS QUE DIJO OMAR ME SENTI IDENTIFICADA.FUE MUY INTERESANTE EL TEMA DE LA MEDITACION..MUY BUENA.

FLOR DE ANONIMA dijo...

SOY FLOR DE LAS ANONIMAS...LA VERDAD QUE LA CLASE DEL MARTES ME PARECIO MUY ORIGINAL Y SOBRE TODO "RELAJANTE".
CON MUCHAS COSAS DE LAS QUE DIJO OMAR ME SENTI IDENTIFICADA.FUE MUY INTERESANTE EL TEMA DE LA MEDITACION..MUY BUENA.

Anónimo dijo...

Buenas,buscando sobre la felicidad encontré esto en Internet que me gustaría compartir:

Cuenta la leyenda que un hombre oyo decir que
la felicidad era un tesoro.
A partir de aquel instante comenzo a buscarla.
Primero se aventuro por el placer y por todo
lo sensual, luego por el poder y la riqueza,
despues por la fama y la gloria, y asi fue
recorriendo el mundo del orgullo, del saber,
de los viajes, del trabajo, del ocio y de
todo cuanto estaba al alcance de su mano.
En un recodo del camino vio un letrero que
decia: "Le quedan dos meses de vida."
Aquel hombre, cansado y desgastado por los
sinsabores de la vida se dijo: "Estos dos
meses los dedicare a compartir todo lo que
tengo de experiencia, de saber y de vida
con las personas que me rodean."
Y aquel buscador infatigable de la felicidad,
solo al final de sus dias, encontro que en
su interior, en lo que podia compartir,
en el tiempo que le dedicaba a los demas,
en la renuncia que hacia de si mismo por
servir estaba el tesoro que tanto habia deseado.
Cuando una de las puertas de la felicidad se
cierra, otra se abre, pero, a menudo, miramos
tanto la puerta que se ha cerrado que no vemos
aquella que se ha abierto para nosotros.
Comprendio que para ser feliz se necesita
amar; aceptar la vida como viene; disfrutar
de lo pequeño y de lo grande; conocerse a
si mismo y aceptarse asi como se es;
sentirse querido y valorado, pero tambien
querer y valorar; tener razones para vivir
y esperar y tambien razones para morir
y descansar.
Entendio que la felicidad brota en el corazon,
con el rocio del cariño, la ternura
y la comprension.
Que son instantes y momentos de plenitud
y bienestar; que esta unida y ligada a la
forma de ver a la gente y de relacionarse
con ella; que siempre esta de salida y que
para tenerla hay que gozar de paz interior.
Finalmente descubrió que cada edad tiene su
propia medida de felicidad y que solo Dios es
la fuente suprema de la alegria, por ser el:
amor, bondad, reconciliacion, perdon
y entrega total.
La felicidad es como una mariposa que,
cuando se le persigue,
siempre esta fuera de nuestro alcance:
pero que, si te sientas
silenciosamente, puede posarse en ti.
- Nathaniel Hawthorne

Ojalá les guste!
Gisela Aldeco del grupo de Noruega!

Anónimo dijo...

Buenas,buscando sobre la felicidad encontré esto en Internet que me gustaría compartir:

Cuenta la leyenda que un hombre oyo decir que
la felicidad era un tesoro.
A partir de aquel instante comenzo a buscarla.
Primero se aventuro por el placer y por todo
lo sensual, luego por el poder y la riqueza,
despues por la fama y la gloria, y asi fue
recorriendo el mundo del orgullo, del saber,
de los viajes, del trabajo, del ocio y de
todo cuanto estaba al alcance de su mano.
En un recodo del camino vio un letrero que
decia: "Le quedan dos meses de vida."
Aquel hombre, cansado y desgastado por los
sinsabores de la vida se dijo: "Estos dos
meses los dedicare a compartir todo lo que
tengo de experiencia, de saber y de vida
con las personas que me rodean."
Y aquel buscador infatigable de la felicidad,
solo al final de sus dias, encontro que en
su interior, en lo que podia compartir,
en el tiempo que le dedicaba a los demas,
en la renuncia que hacia de si mismo por
servir estaba el tesoro que tanto habia deseado.
Cuando una de las puertas de la felicidad se
cierra, otra se abre, pero, a menudo, miramos
tanto la puerta que se ha cerrado que no vemos
aquella que se ha abierto para nosotros.

Anónimo dijo...

Comprendio que para ser feliz se necesita
amar; aceptar la vida como viene; disfrutar
de lo pequeño y de lo grande; conocerse a
si mismo y aceptarse asi como se es;
sentirse querido y valorado, pero tambien
querer y valorar; tener razones para vivir
y esperar y tambien razones para morir
y descansar.
Entendio que la felicidad brota en el corazon,
con el rocio del cariño, la ternura
y la comprension.
Que son instantes y momentos de plenitud
y bienestar; que esta unida y ligada a la
forma de ver a la gente y de relacionarse
con ella; que siempre esta de salida y que
para tenerla hay que gozar de paz interior.
Finalmente descubrió que cada edad tiene su
propia medida de felicidad y que solo Dios es
la fuente suprema de la alegria, por ser el:
amor, bondad, reconciliacion, perdon
y entrega total.
La felicidad es como una mariposa que,
cuando se le persigue,
siempre esta fuera de nuestro alcance:
pero que, si te sientas
silenciosamente, puede posarse en ti.
- Nathaniel Hawthorne

Ojalá les guste!
Gisela Aldeco del grupo de Noruega!

Anónimo dijo...

Creo que las cosas que me conectan a mi centro es el llegar a casa, apoyar la cabeza en mi almohada, disfrutar de mi paz interior.
Considero que son varios los cables a tierra que tengo, coincido en que los afectos son pilares muy importantes en la vida de uno. Ellos nos hacen caer a la realidad y a darnos cuenta de muchas cosas que a veces nos cuesta reconocer...
También creo que hay lugares especiales que nos hacen conectar con nuestro interior. Pienso que los viajes nos sirven mucho para conocernos más. A mi particularmente, me gusta mucho viajar, me gusta ir a la playa y disfrutar del sol, de una buena caminata, de juegos con amigos y la familia. Allí, me cargo de energía.
En cuanto a lo que fue la clase, me gustó mucho la experiencia que tuvimos. Esta bueno, que haya una materia en la que podamos conectarnos más con nosotros mismos y con otros.Creo que de eso se trata justamente, de aprender a comunicarnos más.

Será hasta mañana!
Gisela Aldeco, del grupo de Noruega.

Anónimo dijo...

Hola! Soy Dani de “Las anónimas” y me gustaría comentar algo con respecto a la clase pasada (sí, un poco sobre la fecha). Primero quiero remarcar que me resultó muy interesante el tema de la meditación y también el texto Izutsu. La charla con el representante de “El arte de vivir” aportó datos copados, pero no comparto demasiado su punto de vista, debo admitir. Comparto con la primera compañera que comentó, la cuestión de que los temas tratados son demasiado profundos y en clase se simplificaron bastante, principalmente el concepto de felicidad. Como dije en clase, creo que la felicidad no es un estadío a alcanzar, que son momentos y puedo agregar que esos momentos se relacionan mucho con los estándares culturales en los que vivimos… no sé, es complicado.. no me gustó que en el final de la clase intentáramos resumir lo que es la felicidad en algo tan simple como “está en uno mismo”. Primero, porque no estoy de acuerdo y segundo porque me parece una postura conformista (el ejemplo de la India fue un poco fuerte jajajaja).
A pesar de mis opiniones criticonas, me parece que la materia va por otro lado y que tiene mucho potencial. Me atrae el hecho de ver opiniones diferentes a las que estamos acostumbrados en Sociales, creo que estos cambios de eje siempre traen aparejadas discusiones que suelen aportar replanteos sobre muchas cosas.
Para terminar respondo a una de las consignas que no contesté con lo dicho antes: En relación a la pregunta sobre la conexión con “mi centro”, se me viene a la mente algo que dijo el profe de teóricos en la primera clase… si mal no recuerdo, explicó que la meditación se produce en varios momentos que, por ejemplo, cuando uno mira la televisión está en un estado de meditación. Yo creo que esa conexión la logro cuando camino, suelo ir escuchando música y me doy cuenta que por momentos me pierdo en pensamientos que me despegan de el momento actual y me resulta muy relajante.
Sin más, me despido! Hasta mañana!

Abel Vera Hidalgo dijo...

Fernando, Priscila, Jime, Lucas, Tatiana, Cristian, Mechi, Flor, Brenda, Juan Manuel, Guillermina, Matías, Flor, Gisela, Dani,
Muchas gracias por compartir sus comentarios:)

Aprovecho esta entrada para agradecer la visita del Dr Omar Ragona del Arte de Vivir que ofreció su tiempo para hacernos vivenciar una práctica de meditación y conversar con nosotros en la clase de Zen
Gracias Omar!!

Sigue el misterio:
¿Por qué el pollo cruza la calle? ¿Qué diría un monje Zen?