lunes, 6 de septiembre de 2010

El otro me hace aparecer en el mundo
















Yo llego a ser Yo en el Tú; al llegar a ser Yo, digo Tú. Toda vida verdadera es encuentro”.

Martín Buber



Nacemos desde el enredo existencial con los demás, nudos de miradas.

Somos porque somos mirados.

Para que el ser humano crezca, debe abrirse a otros seres diferentes a él.

El hombre percibe su finitud, entre otras cosas, porque depende del encuentro con el otro, con el que no es él. Así, el yo se topa de lleno con su vaciedad, con su falta de contenido. Sin contacto con los otros, con los que se enfrenta y opone, no pasaría de ser una autoimagen vacía. Lo que nosotros hacemos a los otros, y éstos nos hacen a nosotros, eso es lo que somos.

En la peli Naúfrago (2000) Tom Hanks interpretó al empresario de Fedex Chuck Noland que recala en una isla solitaria luego de ser el único sobreviviente de un accidente aéreo. Pero más allá de las divertidas ocurrencias de Chuck en su intento de sobrevivir y de su humorístico mal humor, se presenta el reflejo de una realidad intrínseca del ser humano: el carácter eminentemente social o lo que es lo mismo la necesidad de los otros, enmarcado en un interesante debate entre la realidad y la ilusión, Y es en ese momento en que surge Wilson:

No podía vivir sin que otro lo mire. Se inventó un otro.

Wilson, como concepto, es la representación del deseo de interacción, de la necesidad de comunicación del hombre.

Uno es ante el otro, ante el contacto del otro, ante el roce del otro. Nos pone en evidencia, nos obliga a ser. Siempre pensamos nuestra existencia a través del otro, sobre todo en la mirada del otro.

"El otro me mira... ¿Qué es lo que ve en mí?
Y yo... ¿me reconozco en eso que el otro ve en mí?¿Sabemos quienes somos? ¿Quiénes son los demás?

Parafraseando la canción de Divididos:

¿Que ven cuando me ven? ¿De qué habla mi mirada?

¿Qué escondo cuando me muestro?


25 comentarios:

María Victoria dijo...

Hola! Soy Victoria de Perro Verde.
Siempre que pienso en esto de la mirada de los otros, me parece que termino en la nada. Es muy ambiguo. Pienso por ejemplo, Si alguien dice que soy buena persona, lo soy realmente?
Si dicen que soy divertida o aburrida, lo soy? Lo seré?
Las diferentes miradas de los otros sobre uno mismo.
Quién tiene razón, la mirada externa o la mirada interna?

Mechi dijo...

Hola!! cuando leí este post me acordé de una canción de Árbol: Prejuicios. No sé si tiene muucho que ver pero para mí es una exageración de como a veces podemos llegar a pensar de los demás y el miedo a lo que piensen de nosotros (en la canción luego de hablar mal de Osvaldo dice "y capás que somos así y no nos damos cuenta, no permitan que hablen mal de mí...")

Les dejo el link por si alguno la quiere escuchar:

http://www.youtube.com/watch?v=srfv_AVNeUQ&feature=related

Como dijo recién María Victoria, es un tema difícil de pensar porque cada uno tiene su propia visión de las cosas. A pesar de que seguramente muchos nos criamos en culturas parecidas intervienen nuestros gustos, nuestra historia, etc. que nos hace ver a las actitudes de los demás de diferentes maneras.

Hasta mañana!!
Mercedes Cerrotta

María Celeste Castiglioni dijo...

A mi me parece sumamente interesante el tema de esta clase.
A mi particularmente me gusta dormirme con la luz encendida.
“Si el hogar del ser humano de verdad estuviera bajo la luz de la luna y las estrellas, nos internaríamos en la oscuridad con gusto, el mundo de la noche nos sería tan visible como para el vasto número de especies nocturnas del planeta. Sin embargo, somos criaturas diurnas, con ojos adaptados a la vida bajo la luz del sol. Éste es un hecho Evolutivo básico, aunque muchos de nosotros no nos concibamos como tales. Aún así, Esta es la única manera de explicar lo que hemos hecho a la noche: llenándola de luz, la hemos rediseñado para que nos dé cabida” National Geographic
Al fin, ¿somos lo que el Otro nos dice?

María Victoria dijo...

Me gustaría compartir este fragmento del libro "Me declaro vivo" de Luis Espinoza(Chamalú)
Nunca lo había leído. Es un poco largo pero vale la pena realmente y creo que tiene que ver con el tema que vamos a ver y con lo que venimos viendo.

Saboreo cada acto. Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí, entonces me portaba como los demás querían y mi conciencia me censuraba. Menos mal que a pesar de mi esforzada buena educación siempre había alguien difamándome. ¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó que la vida no es un escenario! Desde entonces me atreví a ser como soy!

He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones; conozco gente extraña: vegetarianos que devoran al prójimo con su intolerancia, personas que caminan con un cartel que dicen: “Yo se más que tu”; médicos que están peor que sus pacientes, gente millonaria pero infeliz, seres que se pasan el día quejándose, que se reúnen los domingos para quejarse por turnos, gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.

El árbol anciano me enseñó que todos somos lo mismo.

El que tu no veas los átomos, no significa que no existan. Por eso es muy importante que sea el Amor lo único que inspire tus actos. Sin Amor nada tiene sentido, sin Amor estamos perdidos, sin Amor corremos el riesgo de estar de nuevo transitando de espaldas a la luz.

En realidad, sólo hablo para recordarte la importancia del silencio. Anhelo que descubras el mensaje que se encuentra detrás de las palabras; no soy un sabio, sólo un enamorado de la vida.

María Victoria dijo...

El silencio es la clave, la simplicidad es la puerta que deja fuera a los imbéciles. La educación oficial te prepara para que seas tu propia interferencia. Es interesante ver cómo los programas educativos eligen cuidadosamente todo lo esencial para descartarlo; así, no se enseña a vivir ni a morir, a amar ni a reír. La gente feliz no es rentable, con lucidez no hay necesidades innecesarias.

No es suficiente querer despertar, sino despertar. La mejor forma de despertar es hacerlo sin preocuparse porque nuestros actos incomoden a quienes duermen al lado. Recuerda que el deseo de hacerlo bien será un interferencia; es más importante amar lo que hacemos y disfrutar de todo el trayecto; la meta no existe, el camino y la meta son lo mismo, no tenemos que correr hacia ninguna parte, sólo saber dar cada paso plenamente.

No, no te resistas, ríndete a la vida, quien acepta lo que es y se habilita para hacer lo que puede, entonces se encarnan las utopías y lo imposible se pone a disposición. La mejor manera de ser feliz es: “ser feliz”; reconstruye tu raíz y saborea la vida; somos como peces de mares profundos, si salimos a la superficie reventamos. La frivolidad y la intrascendencia condenan la vida a la muerte. Cuando somos más grandes que lo que hacemos, nada puede desequilibrarnos, pero cuando permitimos que las cosas sean más grandes que nosotros, nuestro desequilibrio está garantizado.

El corazón está en emergencia por falta de amor, hay que volver a conquistar la vida, enamorarnos otra vez de ella; nuestro potencial interior aflora espontáneamente cuando nos dejamos en paz. Quizá sólo seamos agua fluyendo; el camino nos lo tenemos que hacer nosotros, mas no permitas que el cauce esclavice al río, no sea que en vez de un camino tengas una cárcel.

La infelicidad no es un problema técnico, es el resultado de haber tomado el camino equivocado. Amo mi locura que me vacuna contra la estupidez, amo el amor que me inmuniza ante la infelicidad que pulula por doquier, infectando almas y atrofiando corazones. El amor es, a nivel sutil, la esencia de nuestra instancia inmunológica. Sin amor, el síndrome de inmunodeficiencia será adquirido inevitablemente y ello es mortal.

Desde mi corazón indígena sospecho que ser infeliz es una evasión. ¿Cuán fácil es hacer tonterías en este mundo moderno! Sospecho que el hombre empezó a equivocarse hace mucho tiempo, es decir que ya es tiempo de rectificar la marcha, y reorientando el paso, retomar la sagrada senda del sol. No es posible llegar a nuestro sitio sin trascender el egoísmo; no es posible acceder a la vida plena sin haberse purgado previamente de miedos y temores. La gente está tan acostumbrada a complicarse, que rechaza de antemano la simplicidad; la gente está tan acostumbrada a ser infeliz, que la sensación de felicidad les resulta sospechosa; la gente está tan reprimida, que la espontánea ternura le incomoda y el amor le inspira desconfianza.
Hay cosas que son muy razonables y… apestan. Ya no podemos perder el tiempo en seguir aprendiendo técnicas espirituales cuando aún estamos vacíos de amor. Un día permitimos que nos esclavizaran y ni siquiera existe. El amo resultó ser un fantasma manejado a control remoto por quienes nos precisan domésticos.

Quienes no están preparados para escuchar tienen la recompensa de no enterarse de nada. Disfruta de lo que tienes, recibe lo que venga, crea e inventa lo que necesites, haz solo lo que puedas, y fundamentalmente celebra lo que tengas.

La vida es un canto a la belleza, una convocatoria a la transparencia, cuando esto lo descubras desde la vivencia, el viento volverá a ser tu amigo, el árbol se tornará en maestro y el amanecer en ritual, la noche se vestirá de colores, las estrellas hablarán el idioma del corazón y el espíritu de la tierra reposará otra vez tranquilo.

No importa lo que digan de ti… Los que lo demás esperan de ti pueden convertirte en una cárcel; digan lo que digan de mí yo soy el que soy.

lucas dijo...

hola, soy lucas de la pelota... Creo que la mirada del otro aunque este equivcocado es, muchas veces, muy importante para la persona.Desgraciadamente continuamente, se esta a la espectativa de lo que el otro dice acerca de uno. yo creo que la gran mayoria de la gente vive con eso. Son muy pocos los que relativizan la mirada de los otros.

Anónimo dijo...

Yo pienso que lo que los demás ven, al fin y al cabo, son nuestros actos. Sólo ven eso: no se ven ni nuestras intenciones, nuestros pensamientos previos, nuestras dudas, tribulaciones, reflexiones anteriores y posteriores se pierden totalmente. es muy dificil que el otro ser humano las reponga con exactitud y por completo. Las personas que más nos tratan, las más perceptivas o consideradas, y las más grandes (a veces, ya que la edad no es garantía de educación o reflexión mejores) son las que, a priori, mejor le aciertan a "ver" todas esas cuestiones que se pusieron en juego en un acto nuestro.
Luego, como dijo una compañera en su post, los valores y experiencias de la persona que asiste a nuestro encuentro, que nos complementa nuestra autopercepcion con su percepcion y valoración, influyen con gran peso en la visión q nos hacemos de nosotros, d nuestro comunicar, y de esas personas, en reciprocidad.
A mi, personalmente, me sucede que la gente se da cuenta enseguida de mi intención al actuar o mirar. Lo cual es una ventaja a la hora de comunicar cosas importantes, pero, si la persona que nos observa tiene malas intenciones para con nosotros, ser tan tranparente o predecible, es peligroso...
¿Qué escondo cuando me muestro?
Por lo que conté antes, creo que muchas veces decido esconder mi emoción o gran deseo por una cosa, un hecho o una persona, por temor a que alguien use eso en mi contra, y también para no apresurarme en decisiones, por ansiedad, y entonces tomar oportunidades que eran menos provechosas en realidad, o personas que eran pura falsedad...

PRISCILA DE "SUBLIMACIÓN

Guillermina dijo...

... de "La pelota...". Se me hace difícil dejar de pensar en la mirada del otro; cómo a partir de lo que ve, construye una concepción sobre lo que soy como persona. Y lo que somos, muchas veces va más allá de lo que se muestra. El otro puede no "decodificarnos" de manera correcta; entran en juego sus prejuicios, sus experiencias pasadas y su evaluación puede ser muy subjetiva basándose sólo en la realidad física.
Por nuestra parte, generalmente generamos nuestra imagen exterior y nos comportamos con el objetivo de que la mirada que tenga el otro de nosotros sea favorable; esto puede ocurrir en una entrevista de trabajo, en un oral en la facu, durante el acto de seducción y en todas las relaciones sociales posibles. Ocultamos lo malo de nuestra personalidad y resaltamos lo bueno manipulando, en cierta manera, la visión del otro, aunque, tarde o temprano, lo malo vaya a salir a la luz.
Más allá de comentar la última entrada subida, quería hacer algunas preguntas técnicas sobre el tema de las tomas en la facu. ¿La clase que viene se recuperará la clase de hoy (martes 7) o la clase que viene se verán otros textos para avanzar? ¿Qué textos entrarán en el parcial? Disculpas por las molestias pero pregunto para llegar al día del parcial con la lectura al día.
Gracias, espero respuestas!

Anónimo dijo...

Hola! Soy Fernando de "La pelota no se pincha"
Otra vez un práctico que realmente se destaca por ser un práctico, y en eso agradezco. Yo leí el texto de Sartre y Lévinas y la verdad que tenía más preguntas que respuestas al final del mismo, pero el práctico de ayer, de una manera muy demostrativa, me hizo dar cuenta de lo que estos autores quisieron decir.
Pensando un poco en el ejercicio que hicimos, es muy raro que la gente no muestre su "careta" (con la verguenza, timidez, reirse y demás expresiones) ante una persona que nunca había hablado y estar frente a ella 2 minutos sin decir nada, simplemente mirandola a los ojos y después, mucho peor, agarrandonos la cara! Sin embargo, después del abrazo quedan unas cuantas sensaciones de lo experimentado: agrado, entusiasmo, y porahi un poco de misterio por lo que habrá pensado el otro, que es algo que siempre nos inquieta.
Muy bueno!

Sebas dijo...

Yo sabia que el práctico, teniendo en cuenta lo de la toma, iba a ser muy gratificante y no me equivoque. Fue un práctico feliz.

Les dejo la versión de Jorge Drexler de High & Dry de Radiohead

http://www.youtube.com/watch?v=RYpZJr2Y1ws

Nuestra propia mirada no nos constituye? No se. Pero el contacto con el otro siempre es agradable. Mirar a los ojos de alguien y ver más allá de lo evidente (como la espada del augurio en los Thundercats ;) siempre es maravilloso. Conectarse con alguien, reconocerse en la otra persona, cuesta tanto pero a la vez es tan bonito que siempre lo estamos buscando.

(Soy del grupo "Ese es el problema")

Checha dijo...

Hola soy checha de "la pelota no se pincha" la verdad que la clase de ayer estubo muy copada, es re loco ver como reaccionamos igual ante determinados momentos y situaciones,como la que nos toco vivir ayer a la mañana parandonos 2 minutos frente a alguien q no conociamos. No hay duda de que
todos estabamos vergonzosos, no sabiamos si arrancar o no, a quien encarar primero, en fin, fue muy gracioso y muy interesante a la vez. La verdad que durante esos minutos se me pasaron miles de cosas por la cabeza, que estaria bueno descubrir porque pense determinadas cosas y no otras. Esto como dijo mi compañera guillermina tiene que ver con los prejuicios que cargamos a diario. La verdad que estaria bueno hacer un ejercico en el que alguien te diga que piensa de vos, que trasmitis, surgirian cosas muy copadas. A mi personalmente me ha pasado que me entere que otro pensaba que yo era de una manera no distinta sino requete distinta a la mia, no hay duda de que esto nos pasa todo el tiempo.
" Las apariencias engañan, y mucho!
Un besito
hasta el martes!!!

Sole dijo...

Muy buena la clase del martes. Muy interesante conocerse a través de las miradas, creo que se puede saber mucho del otro de esa forma. Aparezco en la foto! Muy linda.

Mechi dijo...

Buenísima la clase del martes!!! Fue muy rara la experiencia que hicimos y las sensaciones que iban surgiendo eran raras también, y difíciles de especificar.
Me parece muy interesante pensar en que "somos porque somos mirados"... nunca lo había pensado así.

Mechi de Las anónimas

María Celeste Castiglioni dijo...

Pareceque todos quedamos muy contentos con la última clase. La verdad es que es una linda experiencia tomar clases en el parque.
Lo que planteaban los textos era muy interesante y es verdad que despertaban muchos interrogantes.
Pero llevar eso a la practica fue un momento muy agradable.
Yo reconozco que me era muy dificil dejarme mirar tan fijamente por un ser casi extraño.
Mucho mas me costaba dejar caer mis mascaras habituales.
Se despierten dudas acerca de lo que vio mi compañero en mi.
Yo vio en el Otro una persona buena, amistosa, simpatica. Pero tambien me quede con dudas acerca de lo que la otra pesona quería decir.

Anónimo dijo...

hola soy Jimena de Sublimación...y la verdad creo que en la clase, al menos lo que me pasó a mi, el hecho de mantener la mirada me costó un poco, creo que es por que no conocía a la otra persona pero también creo que es algo bastante corriente en personas que somos tímidas; evitar la mirada del otro, tratar de cubrir lo que creemos que no corresponde mostrar ( resconosco que soy bastante autocrítica )...a nuestro jucio personal claro. Quería comentar esto y decir que la risa que me daba mirar a los ojos a la otra persona fue una actitud para cubrir cierta vergüenza ;)

Jimena Constantín

María Victoria dijo...

Hola! Con respecto al ejercicio es verdad... a mí también me pasaba de reírme de vergüenza. No podía no hacer nada durante dos minutos. Y la mirada del otro me resultó intensa. Es algo raro... tiene mucha fuerza la mirada del otro. Y eso también provoca, en mi caso, timidez.
Ni hablar de abrazarse o tomarse las caras!
Y como dijeron varios... te queda una sensación extraña, linda. Y la duda de qué habrá sentido el otro.

Anónimo dijo...

soy cristian de "como perros y gatos". me gusto mucho la clase del martes. en el ejercicio de presentarnos y presentar nuestros miedos senti que estabamos hablando sin eufemismos, porque en general lo que nos aleja de los demas es lo que suponemos que van a pensar o decir de nosotros. luego en el ejercicio de la mirada me paso lo que describia el texto , cuando mi rostro estaba expuesto a la mirada del otro no podia usar ninguna de las mascaras que uso casi siempre, estaba muy vulnerable.

Anónimo dijo...

Buenas, soy Gisela del grupo de Noruega. Quería dejar un fragmento que encontré en Internet sobre el tema en cuestión.
Nos veremos mañana! Saludos!


"Te miro como se mira lo imposible.
Muchas miradas no son, así pues, sino los instrumentos de una sola finalidad: miro lo que busco y finalmente, si se me permite adelantar esta paradoja, no veo más que lo que miro. No obstane, la mirada se ve obligada a pasar inopinadamente de una finalidad a otra: dos códigos se encadenan sin previo aviso en el dominio cerrado de la mirada y se produce un trastorno en la lectura.Pero si mi mirada insiste... su lectura de golpe vacila. Todo ello produce un fugitivo irisar de sentidos sucesivos. Y, para un semántico, aunque esté de paseo por un zoco, no hay nada más emocionante que ver en una mirada la muda eclosión de un sentido."

Roland Barthes: "Directo a los ojos", en: Lo obvio y lo obtuso. (1982)

Flor dijo...

Hola!! soy Flor de "Las anonimas" con respecto a la clase pasada....yo particularmente me acorde de una cancion de Divididos: "¿Qué ves cúando me ves?
Nose si tiene algo que ver..pero la frase es para pensarla y escuchar a los demás acerca de lo que ven cuando nos ven..realmente nos ven como pensamos que somos o como nos mostramos? En mi caso, a veces asi y a veces no.. a veces me ven completamente diferente a lo que creo me demuestro o intento demostrar..pero a su vez pienso: ¿No será que la otra persona me ve como quiere verme? Son muy dificiles las preguntas que me hago..pero es lo que me quedo colgado de la clase, que por cierto estuvo muy buena!

Saludos!!!

Florencia dijo...

Hola a todos!
Soy Flor del grupo "Como perros y gatos"
Pasó algo extraño, hoy comenté esta misma entrad a la mañana... pero mi post ya no está.
Bueno, en fin, la idea era opinar sobre el ejercicio que realizamos el martes pasado. Particularmente, me pareció una didáctica muy piola para poner en práctica el tema (bastante complejo por cierto). Con respecto a cómo me sentí durante el ejercicio, fue una suma de sensaciones, pero sobre todo, incomodidad, y cierta vulnerabilidad. Creo que al enfrentarse a una mirada como la del otro, nos exponemos como seres, y dicha incomodidad parte del hecho de resistirse a que aquel Otro nos diga lo que somos, nos desnude y arrebate nuestro Ser. Al menos, yo en ese instante me percibí a mi misma como si fuera lo que el otro quería que sea yo en ese momento.

Por último, agradecer por la recomendación de Abel sobre "El día que Nietszche lloró", la verdad que me gustó mucho.

Saludos!

Rosario dijo...

Buenas, soy Ro de "Las Anonimas",
me gusto la clase del martes, fue poco habitual pero este tipo de ejercicios tan simples, hacen que de a poco nos vayamos sintiendo mas relajados y con cada vez menos prejuicios sobre nosotros mismos, sobre el otro y sobre lo que los demas piensan de uno...
Creo que la frase que resume y que resumira a todas las clases de psico,y a muchas otras cuestiones de la vida, sera la que nos escribio Abel en el pizarron: "zoltar las sertidumbres" para mi eso, explica muchas cosas que antes me eran dificiles de entender. Entre ellas, conocer al otro a traves de la profundidad de la mirada.
Me encantan las clases aunque no me den los tiempos para leer todo y ver todas las pelis que son muy buenas, pero ya las vere aunque haya terminado la cursada ;)
espero que lean mi comentario a pesar de escribir un poco tarde, jeje. Buenas noches y nos vemos mañana!

Jime dijo...

Hola! Soy Jimena del grupo "Ese es el problema". Me estaba acordando respecto de la clase en el parque de la propaganda de Cinzano que dice que UNO DE CADA 10 HOMBRES ES GAY y se empiezan a mirar uno al otro a ver quién podría ser dentro del grupo de amigos.
Jaja, muy buena la propaganda.
Un beso!
Jime

El árbitro dijo...

Y, en esta comisión somos mas o menos 10 pibes...

:O

El árbitro dijo...

Bueno, ahora meto un poco de seriedad (?). Les traigo otro de los minicuentos metafóricos, como los de Lévinas y Sartre.

Resulta que mis hermanos están en una ONG, "Un techo para mi pais", que construyen casas en barrios carenciados. Y en ese día a día con las familias, entablaron contacto con una nenita de no mas de 5 años. Un día, para su cumpleaños, le regalaron una foto de ellos, con ella.
La pibita miraba la foto una y otra vez, sin saber que esa chiquita rubiecita era ELLA. La nenita no se reconocía a sí misma. No sabía que era ella. No sabía cómo era ella. No sabía QUÉ era ella. Ella, en su individualidad, NO ERA.
Notando semejante fenómeno, los voluntarios le regalaron un ESPEJO. Allí, la niña, por intermedio de su mirada, y la mirada de ese otro que la miraba a través del espejo, se constituyó en alguien. Recién en esa interacción con un otro, con otra mirada, con un mundo que le dice "sos", la nenita FUE ELLA.



:)

Anónimo dijo...

hola, me gustaria saber como puedo acceder a las preguntas del parcial q estan en el blog.gracias