jueves, 7 de octubre de 2010

De amores, sueños y otras yerbas






"El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando piensa"

Friedrich Hölderlin


El sujeto no puede dejar de estar determinado en cierta medida, una medida pulsional pareciera deducirse de los textos de Freud , a partir de los vínculos o relaciones de objeto, esto es, con otros.

Continuando esta línea, el amor podría también ser pensado desde el psicoanálisis como un “amarse o completarse en el otro”, en el punto en el que guiado por la lógica del deseo, se ama al otro porque es el otro quien me llena, es decir quien me completa, y por lo tanto no solo lo deseo, sino que deseo que me desee.

¿Es el amor un arte? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo. ¿O es el amor una sensación placentera, cuya experiencia es cuestión de azar, algo con lo que uno “tropieza¨ si tiene suerte?

¿Qué refleja de mí ese otro siendo mi pareja o mi ídolo, mi cantante, deportista o artista favorito? ¿Y que pasiones me despierta?

Después de ver estos dos videos: ¿Cómo responderían estas preguntas?

¿Con que soñás? ¿Con que soñamos los argentinos?

¿Recordás algunas de las cosas alocadas que hiciste alguna vez por un amor?:)



Buscando a Arjona from Daniel Zurdo Molina on Vimeo.





17 comentarios:

Anónimo dijo...

hola , voy a contarles que hace tres años aproximadamente fui a un recital gratuito realizado para el dia de la pimavera cerca a Parque de la Costa creo, no recuerdo bien, pero cuando hablamos del individuo del que habla Freud pensé en este espactáculo, cantaban Fonseca, David Volzoni , Kudai y David Bisbal, lo curioso fue que hubo un momento en que yo me sentí como un individuo(interiormente) que no formaba parte de esa masa y fue cuando cantaba Kudai,yo estaba muy cerca del escenario y sus seguidores empezaron a saltar tanto que me hacían saltar a mi, de alguna forma me resulto gracioso. Yo en ese tumulto pensaba: que situación no? un grupo de chicos me hacía saltar aunque no fuera mi intención. Definitivamente la masa nos lleva a mesclarnos y ha formar una totalidad.
Es lo primero que se me vino a la cabeza cuando leí el texto de Freud claro que se dan muchos casos pero quería compartir uno mio.

nos vemos el martes
Jimena Constantín

Guillermina dijo...

Respecto al momento en que llega el amor, creo que depende, en gran medida, de si uno está preparado para recibirlo. Muchas veces, pasa que uno cree sentir amor por personas con las cuales la relación termina frustrada porque, ese otro, no era para uno. Y creo que fijarse en la persona equivocada, significa una defensa inconsciente frente a que no estamos capacitados para estar en pareja, por el momento; no creo que sea casualidad encontrarse siempre con la persona equivocada. Más bien, uno no está realmente abierto al amor, por eso es que idealiza como pareja a esa persona que tiene objetivos diferentes a los de uno. Entonces, siempre nos vamos a encontrar con el mismo final infeliz. Y cuando uno está dispuesto a tener una relación, solita se le presenta la persona con la que tenga iguales fines para concretar un noviazgo. No creo que sea suerte, sino la fuerza del destino y la predisposición de cada uno.
Asimismo, dista mucho el enamoramiento que uno puede sentir por un imposible, del verdadero amor que se va construyendo día a día en una pareja, donde el amor y las ganas de estar juntos es recíproco.
No creo que esté bien sentirse complementado o buscar las cosas que a uno le falta, en un otro, porque depositamos en este muchas expectativas que muchas veces puede no satisfacer debido a que es otra persona, con otra personalidad y sentimientos distintos a los de uno. Ahí caemos en el círculo vicioso de la dependencia y parece que existimos cuando el otro nos la da. Por qué? Porque es nuestro complemento y, sin él, parece que nos falta la mitad de nuestro cuerpo; uno y otro parecemos ser uno solo, conformado por las 2 "medias naranja"!
Y cosas locas que he hecho por amor... miles!!! Pero cuando era más chica. Parece que, de a poco, voy madurando! Desde ir a un boliche porque sé que el otro está, pasar por su escuela, casa, playa donde sabía que iba; llamar y cortar, llamar y ponerle alguna canción romanticona. Regalos no materiales, sino más "artesanales". Eso.
Nos veremos el martes!

Débora dijo...

Hola! soy Débora del grupo Noruega.
El otro día habían publicado por los medios sobre una "pastilla para el mal de amores", automáticamente me acordé del libro "La más bella historia de amor" donde mencionaban que hoy en día tenemos un apetito inmenso por la felicidad: "queremos guerras sin muertos y amores sin heridas".
Cómo es posible que la ciencia llegue al punto de querer controlar esto??? parece la verdadera represión a los sentimientos.

Anónimo dijo...

Hola soy Brenda del grupo sublimación. Con respecto al cuestonario de Freud la mayoría de nuestras acciones cotidianas son efectos de motivos ocultos que escapan a nuestro conocimiento, ya que como dice el autor la masa es extremadamente excitable, impulsiva, apasionada, veleidosa, inconsecuente, irresoluta y al mismo tiempo inclinada a acciones extremas, la masa es como dice el autor facil de conducir y de amedrentar y pronta a dejarse arrastrar por la conciencia de su fuerza. El individuo tene una doble ligazón con el conductor y con los otros individuos de la masa,la forma en que la masa se identifica con un "líder", es el fanatismo que se tiene hacia el objeto de deseo.
Personalmente con respecto al amor creo que es un esfuerzo y una sensación placentera al mismo tiempo, no existe ninguna relacion totalmente perfecta ni sencilla, las relaciones se van construyendo con el paso del tiempo, lo importante es mantener esa pasion, saber comprenderse, respetrse y amarse. Particularmente encontre a mi amor por azar, sin buscarlo y el me ayudo en muchas situaciones personales. Con los años ambos nos mimetizamos y cada uno refleja cosas del otro.
Bueno les dejo un videito medio demasiado pegajoso sobre el amor, pero algunas cosas estan buenas: http://www.youtube.com/watch?v=ELGEtKLnH4k&feature=related
Hasta mañana. Saludos!!!

Checha dijo...

Soy Checha del grupo "La Pelota no se pincha" y respecto al amor, creo que llega cuando menos lo pensamos, pero siempre y cuando estemos abiertos y dispuestos a encarar una nueva relacion...Todo pasa, como dice Fito Paez ja , por una custion de actitud, de escaparle al miedo y disfrutar el momento..dejando a un lado todo tipo de especulacion y sin ponernos tiempos... Creo que lo que pasa con el tema del amor es que todos tenemos ideales en nuestra cabeza, ideales de chicas y chicos los cuales pensamos que son el prototipo perfecto para nosotros..pero despues en la relaidad esos ideales caen...y nos damos cuenta justamente que son puros ideales...Lo que tiene que importar es si nos acompañan, nos cuidan y que nos quieran mucho...
Entonces para mi al igual que Guillermina no hay una cuestion de suerte...Sino que cada uno forja su propio destino...Si uno fracasa en el amor pues no tiene que mirar afuera el error...sino adentro suyo, seguramente eligio mal...Que se yo esta es mi opinion...Yo he hecho todas las cosas que una chica puede hacer por el chico que le gusta..he hecho el mismo recorrido que hacia el para cruzarmelo, he llamado a la casa y cortado..cosas de chicas...
Por ultimo no estoy de acuerdo con que uno tenga que completarse con el otro..por supuesto que el otro es importante para que uno alcanze la felicidad...pero no podemos caer en la total dependencia del otro..Sino que tenemos que tratar de tener nuestros propios preyectos, de tomarnos nuestros momentos, conservar nuestras amistades...Por su supuesto que para que esto se de tiene que haber ante todo confianza y respeto..Para mi estos son los dos pilares basicos de toda relacion...
Un beso a todos!!!

Anónimo dijo...

PRISCILA, DE SUBLIMACION

Con respecto a lo que cuenta guillermina, coincido, pero me gustaria anotar que yo observo entre mis amigas y conocidos, que muchas veces hay gente #dispuesta"
a una relacion, que cada vez que conoce un chico/a se anda fijando en que puntos son compatibles a ver si se pone de novio/a... Y veo como se suceden ruptura tras ruptura tras...El problema, creo, es cuando deseamos el estar con alguien, cuando tenemos mas ganas de "estar de novio/a" y cumplir todos los ritos, o las "figuras" del enamoramiento como diria Barthes...Mas que estar, como dice Guille, dispuestos a entablar una relacion, x, o a conocer personas por conocer, y dps casi que "naturalmente" podria decir, surge a nuestra conciencia que hay alguien que tengo una relacion más que cordial...alguien se me revela (se nos revela, a el y a mi, o a el y el, o a ella y ella...)
En fin, el amor es un arte, puede ser, porque se tiene como fin en si mism y por que a veces es puro transmitir mensajes e intenciones, o porque es construido y cultivado por cada uno como autor y genio, o porque se hace pensando en un publico, en un futuro comprador coleccionista que me colocará en su galeria de novios...
Creo que es un estado, que puede ser feliz por momentos, y por otros hacernos zozobrar: miedo a que me deje, celos, miedo a que el pase algo...hasta miedo a que me guste otra persona a la vez!!
Creo que, al fin y al cabo, es como la mayoría de las situaciones humanas: ambigua, dicotómica, a la vez..alternativa y a la vezmente :)

Personalmente, mi pareja a veces siento que es un Priscilo, nada mas que de 1.87 y con barba! No, hablando catedráticamente, creo uno suele ver alterntivamente, complemento de defectos, y las mismas virtudes, gustos y valores...o al menos eso cree ver..creo que lo que se me devuelve en la relación amorosa son mis defectos y virtudes vistos desde afuera, con una especie de objetividad ( que realmente es sólo otra subjetividad) que nosotros nunca podremos acceder, como se decia en los textos de al anterior unidad: el encuentro con el otro crea una cosa que nunca seremos dueños: la imagen de nosotros. Y cuando nos gusta, o se acerca a nuestro autojuzgamiento, o responde a la previsión de como seríamos "decodificados" todo bien, pero cuando no...vacilamos entre querer trepanar el cerebro del otro para meterles la idea originaria, y, en el otro extremo, virar todo el conjunto de conductas o ideas que creemos que llevaron al cortocircuito...

Anónimo dijo...

PRISCILA, DE SUBLIMACION

Con respecto a lo que cuenta guillermina, coincido, pero me gustaria anotar que yo observo entre mis amigas y conocidos, que muchas veces hay gente #dispuesta"
a una relacion, que cada vez que conoce un chico/a se anda fijando en que puntos son compatibles a ver si se pone de novio/a... Y veo como se suceden ruptura tras ruptura tras...El problema, creo, es cuando deseamos el estar con alguien, cuando tenemos mas ganas de "estar de novio/a" y cumplir todos los ritos, o las "figuras" del enamoramiento como diria Barthes...Mas que estar, como dice Guille, dispuestos a entablar una relacion, x, o a conocer personas por conocer, y dps casi que "naturalmente" podria decir, surge a nuestra conciencia que hay alguien que tengo una relacion más que cordial...alguien se me revela (se nos revela, a el y a mi, o a el y el, o a ella y ella...)
En fin, el amor es un arte, puede ser, porque se tiene como fin en si mism y por que a veces es puro transmitir mensajes e intenciones, o porque es construido y cultivado por cada uno como autor y genio, o porque se hace pensando en un publico, en un futuro comprador coleccionista que me colocará en su galeria de novios...
Creo que es un estado, que puede ser feliz por momentos, y por otros hacernos zozobrar: miedo a que me deje, celos, miedo a que el pase algo...hasta miedo a que me guste otra persona a la vez!!
Creo que, al fin y al cabo, es como la mayoría de las situaciones humanas: ambigua, dicotómica, a la vez..alternativa y a la vezmente :)

Personalmente, mi pareja a veces siento que es un Priscilo, nada mas que de 1.87 y con barba! No, hablando catedráticamente, creo uno suele ver alterntivamente, complemento de defectos, y las mismas virtudes, gustos y valores...o al menos eso cree ver..creo que lo que se me devuelve en la relación amorosa son mis defectos y virtudes vistos desde afuera, con una especie de objetividad ( que realmente es sólo otra subjetividad) que nosotros nunca podremos acceder, como se decia en los textos de al anterior unidad: el encuentro con el otro crea una cosa que nunca seremos dueños: la imagen de nosotros. Y cuando nos gusta, o se acerca a nuestro autojuzgamiento, o responde a la previsión de como seríamos "decodificados" todo bien, pero cuando no...vacilamos entre querer trepanar el cerebro del otro para meterles la idea originaria, y, en el otro extremo, virar todo el conjunto de conductas o ideas que creemos que llevaron al cortocircuito...

María Victoria dijo...

Hola!! Soy Victoria de Perro verde.
Yo opino exactamente igual a Guillermina... y me hizo a un fragmento del libro "El arte de amar" de Erich Fromm:
"Amar a alguien no es meramente un sentimiento poderoso - Es una decisión, es un juicio, es una promesa - Si el amor no fuera más que un sentimiento, no existirían bases para la promesa de amarse eternamente. Un sentimiento comienza y puede desaparecer ¿Cómo puedo yo juzgar que durará eternamente, si mi acto no implica juicio y decisión?
Tomando en cuenta esos puntos de vista, cabe llegar a la conclusión de que el amor es exclusivamente un acto de voluntad y un compromiso, y de que, por lo tanto, en esencia no importa demasiado quiénes son las dos personas."
Es bastante loco si se lo piensa así... pensar que fue casualidad encontrar a esa otra persona, que podría haber sido cualquiera (que tenga más o menos los mismos intereses y cosas en común)
Y también es cierto esto de estar disponible... y darle el espacio a encontrar una pareja. Si no te gusta el compromiso o no tenés tiempo ni disponibilidad para darle al otro, es bastante difícil que puedas estar en pareja.

Anónimo dijo...

Ayer volviendo en el tren del trabajo, leyendo a Barthes, recordé mis propias anecdotas de "locuras de amor", de leyes hogareñas inringidas, horarios alocados para una dama...etc.
Y recordé, seguidamente, la letra del tema 10 MIL KILOMETROS, de La Portuaria.
Creo que esta canción, aparte de algunas preguntas existenciales, y un clip alocado y algo extraño, tiene versos que me evocan a todos los enamoradas/dos, que han innovado, sufrido, mentido, etc...solo por conseguir ese amor deseado...
Saludos!

Quien era yo antes de verte
por los caminos anduve solo
cante canciones, busque en la noche
y en una carta tire la suerte

Quien era yo cuando se fueron
sin brujula y sin norte,
corriendo contra el viento

Volver a la manada
despues de haber dejado todo
despues de haber andado
la ruta de la soledad

Ya caminamos 10000 km de amor
y seguiremos hasta que el rio llegue al mar
y nadaremos sobre la rompiente...

Quien era yo
quien era yo
quien era yo antes de verte
Y ahora estoy parado
en medio de la llanura
hacia adelante todo
y atras lo que se va

Ya caminamos...

http://www.youtube.com/watch?v=5N_5NIjBGoI

PRISCILA, SUBLIMACION

Anónimo dijo...

Buenas. Les cuento que viendo el segundo video publicado por Abel, recordé un cuento que leí cuando era chica. Supongo que más de uno lo conocerá. Si no es así, lo comparto para que lo lean. Espero que les guste!

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso: ¿Jugamos a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada, y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: ¿A las escondidas? ¿Cómo es eso?

Es un juego, explicó la Locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón. Mientras tanto ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará entonces mi lugar para continuar así el juego.

El Entusiasmo bailó secundado de la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la Verdad prefirió no esconderse, ¿para qué?, si al final siempre la hallaban.

La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

Uno, dos, tres … comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la Belleza; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la Voluptuosidad; que si una rendija de un árbol, ideal para la Timidez; que si la ráfaga del viento, magnífico para la Libertad. Así que terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El Egoísmo encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…pero sólo para El.

La Mentira se escondió en el fondo de los Océanos, mientras la realidad se escondió detrás del arco iris y la Pasión y el Deseo dentro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió, pero eso no es lo importante. Cuando la Locura contaba 999,999, el Amor no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Anónimo dijo...

Buenas. Les cuento que viendo el segundo video publicado por Abel, recordé un cuento que leí cuando era chica. Supongo que más de uno lo conocerá. Si no es así, lo comparto para que lo lean. Espero que les guste!

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso: ¿Jugamos a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada, y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: ¿A las escondidas? ¿Cómo es eso?

Es un juego, explicó la Locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón. Mientras tanto ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará entonces mi lugar para continuar así el juego.

El Entusiasmo bailó secundado de la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la Verdad prefirió no esconderse, ¿para qué?, si al final siempre la hallaban.

La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

Uno, dos, tres … comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la Belleza; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la Voluptuosidad; que si una rendija de un árbol, ideal para la Timidez; que si la ráfaga del viento, magnífico para la Libertad. Así que terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El Egoísmo encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…pero sólo para El.

La Mentira se escondió en el fondo de los Océanos, mientras la realidad se escondió detrás del arco iris y la Pasión y el Deseo dentro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió, pero eso no es lo importante. Cuando la Locura contaba 999,999, el Amor no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Anónimo dijo...

Buenas. Les cuento que viendo el segundo video publicado por Abel, recordé un cuento que leí cuando era chica. Supongo que más de uno lo conocerá. Si no es así, lo comparto para que lo lean. Espero que les guste!

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso: ¿Jugamos a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada, y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: ¿A las escondidas? ¿Cómo es eso?

Es un juego, explicó la Locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón. Mientras tanto ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará entonces mi lugar para continuar así el juego.

El Entusiasmo bailó secundado de la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la Verdad prefirió no esconderse, ¿para qué?, si al final siempre la hallaban.

La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

Uno, dos, tres … comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la Belleza; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la Voluptuosidad; que si una rendija de un árbol, ideal para la Timidez; que si la ráfaga del viento, magnífico para la Libertad. Así que terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El Egoísmo encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…pero sólo para El.

La Mentira se escondió en el fondo de los Océanos, mientras la realidad se escondió detrás del arco iris y la Pasión y el Deseo dentro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió, pero eso no es lo importante. Cuando la Locura contaba 999,999, el Amor no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Anónimo dijo...

Buenas. Les cuento que viendo el segundo video publicado por Abel, recordé un cuento que leí cuando era chica. Supongo que más de uno lo conocerá. Si no es así, lo comparto para que lo lean. Espero que les guste!

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, como siempre tan loca, les propuso: ¿Jugamos a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada, y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó: ¿A las escondidas? ¿Cómo es eso?

Es un juego, explicó la Locura, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón. Mientras tanto ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará entonces mi lugar para continuar así el juego.

El Entusiasmo bailó secundado de la Euforia, la Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la Verdad prefirió no esconderse, ¿para qué?, si al final siempre la hallaban.

La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.

Uno, dos, tres … comenzó a contar la Locura.

La primera en esconderse fue la Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La Fe subió al cielo y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la Belleza; que si el vuelo de la mariposa, lo mejor para la Voluptuosidad; que si una rendija de un árbol, ideal para la Timidez; que si la ráfaga del viento, magnífico para la Libertad. Así que terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El Egoísmo encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…pero sólo para El.

La Mentira se escondió en el fondo de los Océanos, mientras la realidad se escondió detrás del arco iris y la Pasión y el Deseo dentro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió, pero eso no es lo importante. Cuando la Locura contaba 999,999, el Amor no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Anónimo dijo...

Un millón... contó la Locura y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue la Pereza, a tres pasos de una piedra.

Después se escuchó a la Fe discutiendo con Dios en el cielo sobre la Teología;y a la Pasión y el Deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la Envidia y, claro, pudo deducir dónde estaba el Triunfo.

Al Egoísmo no tuvo ni qué buscarlo, solito salió disparado de su escondite, que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la Belleza, y con la Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada en una cerca sin decidir de qué lado esconderse.

Así fue encontrando a todos. Al Talento entre la hierba fresca, a la Angustia en una oscura cueva, a la Mentira detrás del arco iris… (mentira!, si ella estaba en el fondo del Océano) y hasta el Olvido, que ya había olvidado que estaban jugando a las escondidas.

Pero…el Amor no aparecía por ningún sitio.

La Locura buscó detrás de cada árbol, en cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas... y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y las rosas. Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó: las espinas habían herido los ojos del Amor. La Locura no sabía qué hacer para disculparse. Lloró, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces; desde que por primera vez se jugó a las escondidas en la Tierra, eL AMOR es ciego y la LOCURA siempre lo acompaña...

Saludos!
Gisela del grupo de Noruega.

Anónimo dijo...

Hola, soy lucas, Me encanto el cuento.estoy totalmente de acuerdo, asi es el amor.ciego. uno cuando se enamora hace cosas que ni se imagina.Aunque creo que continuamente se esta buscando el amor y muchas veces se mete la pata pensando que se encontro al gran amor.

Mechi dijo...

Hola a todoss!! ya sé, estoy un poco tarde comentando este post, pero a partir de lo que discutimos acerca de nuestros TPs se me vino a la cabeza un poema de Elsa Birnemann que me gusta mucho y que me había olvidado que lo tenía guardado en mi mente. Se los copia a continuación

NO SOMOS IRROMPIBLES

Los cristales pueden quebrarse.
A veces basta un leve golpe de abanico.
Las telas suelen desgarrarse al contacto de una diminuta astilla.
Se rasgan los papeles...
Se rompen los plásticos...
Se rajan las maderas...
Hasta las paredes se agrietan, tan firmes y sólidas que parecen.

¿Y nosotros?
Ah!...Nosotros tampoco somos irrompibles.
Nuestros huesos corren el riesgo de fracturarse, nuestra piel herirse...
También nuestro corazón, aunque siga funcionando como un reloj suizo y el médico nos asegure que estamos sanos.

¡CUIDADO! ¡ FRÁGIL ! El corazón se daña muy fácilmente.
Cuando oye un "no" redondo o un "sí" desganado, una especie de "nnnnsí" y merecía un tintineante "¡Sí!"...

Cuando lo engañan...
Cuando encuentra candados donde debía encontrar puertas abiertas.
Cuando es una rueda que gira solitaria día tras día...noche tras noche...

Cuando...

Entonces, siente tirones desde arriba, por adelante, desde abajo, por detrás...o es un potrillito huérfano galopando dentro del pecho.

¿Se arruga?
¿Se encoge?
¿Se estira?
No.

Late lastimado.

¿Y cómo se cura?

Solamente el amor de otro corazón alivia sus heridas.
Solamente el amor de otro corazón las cicatriza.

Mi amigo y yo lo sabemos.
Por eso somos amigos.

Este poema es el prólogo del libro No Somos Irrompibles (Cuentos para chicos enamorados)de Elsa Bornemann

Muchas veces tenemos el corazón roto (no solo porque tengamos un desengaño amoroso sino porque tuvimos un mal día, las cosas no salen bien o no se cumplen nuestras expectativas) y siempre necesitamos a alguien que nos ame y que nos alivie un poco las heridas.

Hasta el martes!
Mechi Cerrotta

Joaquin Majdalani dijo...

Yo opino sobre la siguiente frase que le tocó a mi grupo la última clase que dice: “Ya me tenes, ¿Qué más queres?”, la cual entiendo como que una vez que se dio la conquista no hay más nada por descubrir, y creo que es todo lo contrario. Una relación es el día a día, es como una plantita que hay que regar para que no se muera; a ese amor hay que alimentarlo, y ese es el desafío de la unión entre dos personas. Por lo tanto, ya que te tengo, ¿Qué más quiero? Quiero que seas una copada que me enamora todos los días un poquito más jajajaa… ¡Que viva el amor!