lunes, 9 de abril de 2012

Fluir





"En el estado de flujo siempre sabemos lo que debe ser hecho"

Mihalyi Csikszentmihalyi





La Psicología Positiva es una rama de la psicología de reciente aparición que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las cualidades y emociones positivas del ser humano, durante tanto tiempo ignoradas por la psicología.

El objeto de este interés es aportar nuevos conocimientos acerca de la psique humana no sólo para ayudar a resolver los problemas de salud mental que adolecen a los individuos, sino también para alcanzar mejor calidad de vida y bienestar.

Uno de los tópicos que aborda esta nueva rama de la Psicología es el concepto de flow (en castellano podría traducirse como fluir o flujo)ha sido desarrollado por el psicólogo Mihalyi Csikszentmihalyi, (se pronuncia Cis-zen-mijali) quien lo ha definido como un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa. Todo el ser está envuelto en esta actividad, y la persona utiliza sus destrezas y habilidades llevándolas hasta el extremo. La persona está en flow cuando se encuentra completamente absorbida por una actividad durante la cual pierde la noción del tiempo y experimenta una enorme satisfacción. Los practicantes de algunas disciplinas orientales se conectan con estos estados mentales y emocionales ¿ Cuáles son para vos aquellas actividades que te hacen "parar el tiempo"?- ¿Cuáles son tus "estados de experiencia óptima"? Esos momentos en los que te sentís poseído por un profundo sentimiento de goce creativo, de concentración activa, y que te permiten “fluir”?

20 comentarios:

Anónimo dijo...

El momento que más me permite "fluir", es cuando veo una película, me gusta mucho el cine y trato de seguir la misma ceremonia que se hace en el cine, en mi casa, si es que no puedo ir, apago todas las luces, todo se convierte en un silencio absoluto y lo único que veo, lo único que percibo es la película, me dejo llevar, me identifico con los personajes, me siento parte de la misma y de todo lo que pasa en ella. En este momento me olvido de todo, nada me aqueja y nada me molesta, sólo fluye todo lo que veo....
Florencia Gasparet

Maca dijo...

Por empezar, cuando degustaba la frambuesa me detenía a pensar mientras lo hacía ¿qué esto que estoy sintiendo? lo que llamamos "dulzura", "acidez" "granulado" ¿qué es realmente, cómo se siente y en dónde lo lo siento? En este sentido no se si la experiencia fue de verdadero fluir, dado que no pude dejar la racionalidad y preguntarme por aquello que sentía, sin embargo ¿fluir es dejar de pensar? No creo, en ese sentido a pesar de todo, sí me conecté con las sensaciones que me provocaba la frambuesa en mi boca y por un instante no pensé en otra cosa que lo que estaba sintiendo en ese aquí y ahora.

Respecto a los momentos en lo que siento que verdaderamente fluyo, es difícil responder. Me cuesta mucho despegarme de otros pensamientos que hay en mi cabeza mientras realizo algo, por más que lo este disfrutando. Solía dibujar mucho, actividad que hace bastante que no hago, pero cuando lo hacía puedo decir que por momentos me conectaba al 100%. Sin embargo, me era muy difícil despegarme de los pensamientos, de pensar qué me estaba saliendo mal, que podría ser mejor. En los momentos que lograba despegarme de esas ideas, si "fluía", pero al final los pensamientos siempre volvían. También puede decirse que me permito fluir cuando leo un libro y estoy plenamente atrapada en la historia y mi mente está metida en otro mundo, el mundo del relato. También cuando escucho una canción que me gusta mucho siento lo mismo, que absorbida en cada nota, cada palabra, conectada con la sensación que la música me transmite. Sin embargo lamentablemente tengo que decir que me es muy difícil fluir, tendré que trabajar al respecto.

Macarena Maciel Pérez

Florencia dijo...

En lo personal, creo que los momentos en los que me dejo fluir se pueden contar con los dedos de una mano. Sin lugar a dudas 2 de ellos son cuando leo un libro o cuando escucho música. Al leer me sumerjo tanto en lo escrito, que no hay nada que me distraiga, soy solamente yo y el libro casi como se habla en los textos del Zen: “convirtiéndome en libro”.
Algo muy similar me ocurre con la música. Entro en una especie de hipnosis, nada del exterior me molesta, pierdo la noción del tiempo, todas las distancias se acortan. Mi mente se desconecta de la realidad para conectarse con lo que escucho, fluye al ritmo de las melodías. Como cita el texto: “Música tan profundamente escuchada que ya no se la escucha, puesto que uno mismo es música mientras dura...”

Anónimo dijo...

Personalmente, el hecho de realizar artesanías es lo que me permite “fluir”. Trabajar con las manos me permite expresar aquello que no encuentro en las palabras. En esos momentos de concentración, del “hacer”, me dejo llevar y experimento realmente un “goce creativo” donde el tiempo se detiene y no interesa nada más. Por otro lado, escuchar música también me permite “fluir” de manera magistral.

Ana Lisa Anta Miracco

Anónimo dijo...

Hola, yo creo que el momento en el que dejo fluir es cuando voy a un recital de alguna banda que me gusta mucho. También cuando escucho música pero tiene que haber ciertos factores como por ejemplo la lluvia. Me gusta cuando se mezclan los sonidos de la lluvia y la música.


En cuanto a la experiencia en clase, creo que fue muy llamativo sentir que los sabores se podían diferenciar de acuerdo al lugar de la boca en la que estaba la frambuesa.

Saludos

Mauro D'Ippolito

Muriel dijo...

Últimamente creo que uno de los momentos que me permite fluir es cocinar. Me siento conectada con esa actividad y mis pensamientos no me dominan o no estoy pensando en lo que tengo que hacer, etc. Un segundo momento podria decir que es cuando veo películas, me gusta mucho y lo disfruto a pleno, trato de ir al cine cuando puedo y si no puedo trato de crear una situación que me permita conectarme con los personajes, fluir. Por ultimo, otro momento es la lectura de un libro, cuando realmente me engancho con la historia es como si todo lo que ocurriese a mi alrededor no tuviese importancia...

tatiana dijo...

Personalmente siento que los momentos que me permitían "fluir", o por lo menos por instantes,era cuando practicaba deportes. Como nunca lo hice pensando en las presiones del "profesionalismo" me sentía en un "aquí y ahora" incuestionable, no me importaba si fallaba o acertaba, ya que todo parecía estar bien con tal de seguir haciéndolo. Ahora que ya no lo practico, suelo experimentar algo similar cuando salgo a correr. Es más, suelo hacerlo cada vez que siento que la cabeza me va a estallar de tanto pensar; o cuando hago cualquier actividad física. Por otro lado, creo que cantar (mal o bien, creo que eso no importa) también me permite fluir, es como si todo lo que me rodease desapareciera, pero sin hacerlo.

Belu K dijo...

hay pocos momentos en mi vida donde el tiempo lo puedo detener, son los mismos momentos donde se optimizan mis sentidos, donde todo se disfruta al 100%... momentos contados con los dedos, como jugar con mi ahijadito, salir a pasear algún lugar al aire libre con mi novio, disfrutar y llorar con alguna película.. no se si son momentos creativos, pero siempre coinciden estos momentos con dejar un poco el egoísmo de lado y no sentirme el ombligo de todo, y cuando eso se traduce en la sonrisa de mi sobrino o en un beso, o en la sensibilidad que una película me transmite, ahí siento que todo fluye...

el martes pasado me dejé fluir, la sensación de tener algo húmedo en la mano sin saber que era fue una situación muy incómoda al principio, pero después llevarlo a la boca y conectarme con la frambuesa me daban ganas de no tragarla nunca y que ese momento se detenga, o se repita, ya que pocas veces uno le da el tiempo de goce a esos momentos pequeños pero trascendentales en la vida..

gracias

Maria Belen Karamanukian

Anónimo dijo...

Abel disculpame te hago una consulta a ver si lo podemos charlar en la proxima clase, soy del grupo GO-HOME, quienes ibamos a exponer despues de este Martes, que terminaba la Unidad 1 con el texto de Marx. El apunte donde esta el texto con el cual ibamos a preparar la clase, me dijeron que hasta el Lunes 23/4 no llega, con lo cual no contamos con el tiempo suficiente para poder preparar el texto, simplemente queria avisarte de esto, para ver como podemos hacer el Martes, desde ya muchas gracias, Florencia Gasparet

Monica Ruiz Diaz ("GO HOME") dijo...

Hola A todos... Primero quiero comentar algo respecto de la experiencia de la frambuesa. Antes de explicarlo (y para que tenga sentido) Quiero contarles que hace tiempo siento curiosidad por incursionar en el arte del buen beber, es decir, de conocer acerca de vinos. Unos dias atrás, nos habiamos juntado en la casa de unos amigos, y destapamos un Malbec. Al momento de catar el vino, y al no conocer ese nuevo sabor, no supe describir realmente que sabor tenía.(Ahora viene lo de la frambuesa).La experiencia de probar esta fruta (su textura, su sabor entre dulce y acido), sin saber realmente que era, me remitió inmediatamente al momento de la cata del Malbec (evidentemente, el vino tenía algo de frambuesa en su composición). Fue raro, ya que no es muy común (o al menos a mi no me pasa) que al sentir un sabor en la boca me recuerde inmediatamente a otra cosa que probé antes.

Respecto del "flow", creo que coincido con algunos de los chicos respecto de la música. Me pasó en muy pocas oportunidades, cuando pude ver a mi artista favorito en persona y escuchar su voz, que sentía que el mundo no existía.
Y a veces, cuando puedo, me gusta acostarme, apagar la luz, cerrar los ojos y escuchar su música; sé que va a sonar medio "crazy" pero cuando estoy medio triste, hasta logra cambiarme el ánimo.

Estoy medio loca, lo sé, pero es lo que hay... jaja.

Saludos.

Nacho Escudero dijo...

Uno me parece que en el fondo de su ser siente aquellos momentos en los cuales le es permitido "Fluir". Son aquellos momentos en los que uno se siente "pleno",aquel momento en los cuales desde cada parte de nuestro cuerpo se emana plenitud, alegria, diversion, creatividad...donde uno es puro sentimiento.Cada uno en ese tiempo, por mas que sea un solo instante, se siente desnudo, pero lleno a la vez, demuestra toda su alma de la forma mas sincera. No le tiene miedo a nada, ni nadie, no hay nada que lo lo interrumpe. Pierde todo tipo de nocion del tiempo y se siente como si estuviera flotando con el viento. En mi caso este momento particular lo vivo arriba de un escenario. Ya sea actuando, o expresando con el cuerpo. Es un momenot unico, que no quiero que se temrine jamas, donde me aparto de todo tipo de preocupaciones sin sentido, y puedo ser yo...como muchos personajes a la vez.Donde uno aprende explorando su persona, donde sabe donde estan sus limites, sus miedos, sus pasiones. Es en el escenario donde uno esta desnudo siendo otra persona...pero para mi es el momento mas pleno en donde uno es "uno". Cada clase de teatro no quiero que se termine nunca, pasan volando. Cuando uno entra a la sal esta entrando en un mundo paralelo, donde todo es posible, no hay limites para nada , ni para nadie...es el mundo de los "si" permitidos. La mejor parte es cuando "esa cuarta pared" que separa al publico, de la escena, se cae por lo aplausos. Es ahi cuando uno recibe cariño, es un punto y seguido que te lleva a seguir por mas, a nunca bajar los brazos. Este es mi mundo " flow" donde yo me "dejo" fluir, es una de mis pasiones. Algo parecido me pasa con el cine...donde uno no vive las situaciones, pero estas pasan por su cuerpo, y se sienten como si fueran nuestras. Donde nos abstraemos de nuestra rutina, para vivir un rato de fantasia, nos dejamos llevar por la accion, me dejo FLUIR con la belleza de historia en imagenes.
Por otro lado con la experiencia de la frambuesa me paso algo raro.Cuando a uno le sacan la percepcion de un sentido, pienso que todos los demas se potencian. Me paso que cuando recibi la fruta en la mano, la senti humeda, pegajosa, no sabi bien que era. Aqui es cuando entra la palabra que mas me resono mientras pasaba esto_ DUDA-MIEDO. No podemos saber que habia en nuestras manos, eso me genero duda y a la vez miedo, de que sea algo que no me guste , que me haga mal. Una vez que nos dijieron de comerla, comprendi que era una cuestion de confiar y dejarse llevar. No muchas veces se dan estas situaciones, era una buena oportunidad para aprovecharla. Cuando la comi la senti humeda, agri y dulce a la vez, pero lo que mas me llamo la atencion fueron los "granulos", que en mi cabeza me los imaginaba gigantes..."los granulos" y el sabor semi amargo fue lo que mas recuerdo como sensaciones de l experiencia.
NACHO (GO HOME)

Marina dijo...

F L U I R
Qué hago plenamente, qué practico, dónde pongo todo mi ser.
Es la danza aquello que hago y que me pemite plenamente sentir unidas mis supuestas partes separadas. Es ahí donde realmente logro sentirme un todo, es allí donde el sonido de mis pensamientos se pierden y soy puro yo, pura energía, puro espíritu unido al puro espíritu del ritmo. Ritmo que entra en mí y se proyecta por cada parte de mi cuerpo, los dedos de mis manos, las puntas de mis pies, la profundidad que se genera entre mi pecho y mi panza. Y así se detiene el tiempo tal como lo conocí. Entonces solo valen el tiempo del movimiento, la fuerza - es un no-tiempo de goce - y el espacio, que más que nunca es el espacio mío, el espacio de mi espíritu, el espacio siendo por mí.

L A F R A M B U E S A
No logré dejar de sentir la silla debajo mío, pero creo que fue porque me relajé por completo, mi cuerpo se hizo pesado y liviano a la vez. Se sintió tan extraño como eso. Y el sabor no se limitó a una parte de mi cuerpo. Podría decir que esa mezcla de sabores opuestos me recorrió por completo, pero creo que en realidad todo mi cuerpo era una boca enorme saboreando y tocando esa textura babosa y granulada. El silencio, la oscuridad para mí y para mi afuera generó una pausa parecida a ese momento previo a quedarse dormido, en que los sonidos se difuminan, al igual que los límites del cuerpo.

Marina Leone

Marina dijo...

F L U I R
Qué hago plenamente, qué practico, dónde pongo todo mi ser.
Es la danza aquello que hago y que me pemite plenamente sentir unidas mis supuestas partes separadas. Es ahí donde realmente logro sentirme un todo, es allí donde el sonido de mis pensamientos se pierden y soy puro yo, pura energía, puro espíritu unido al puro espíritu del ritmo. Ritmo que entra en mí y se proyecta por cada parte de mi cuerpo, los dedos de mis manos, las puntas de mis pies, la profundidad que se genera entre mi pecho y mi panza. Y así se detiene el tiempo tal como lo conocí. Entonces solo valen el tiempo del movimiento, la fuerza - es un no-tiempo de goce - y el espacio, que más que nunca es el espacio mío, el espacio de mi espíritu, el espacio siendo por mí.

L A F R A M B U E S A
No logré dejar de sentir la silla debajo mío, pero creo que fue porque me relajé por completo, mi cuerpo se hizo pesado y liviano a la vez. Se sintió tan extraño como eso. Y el sabor no se limitó a una parte de mi cuerpo. Podría decir que esa mezcla de sabores opuestos me recorrió por completo, pero creo que en realidad todo mi cuerpo era una boca enorme saboreando y tocando esa textura babosa y granulada. El silencio, la oscuridad para mí y para mi afuera generó una pausa parecida a ese momento previo a quedarse dormido, en que los sonidos se difuminan, al igual que los límites del cuerpo.

Marina Leone

Rocío María Barrera /rochi dijo...

En lo personal creo que los momentos en que realmente me dejo llevar y todo fluye es cuando hago deporte, creo q lo disfruto tanto y lo hago sin pensar que me siento plena... Cuando hablo con gente que realmente te escucha y no esta con el telefono o haciendo otra cosa y "esta ahi" escuchando y respondiendo, o como también puso una compañera cuando miro peliculas con las q realmente me engancho.
Lo de la frambuesa fue raro, pero estuvo bueno, fue poner la mente blanco y sentir plenamente.
Y fue otra clase más q me quede pensando y me pregunte ¿Cuanto valoro o disfruto las cosas en el momento en que suceden?

Ortiz Florencia dijo...

Fluir.
Fluyo cuando pinto!! Es el momento más creativo y de paz que puedo llegar a conseguir! Como dijo un compañero: es cuando uno se siente pleno!
También disfruto mucho del cine, es un momento donde nos desconectamos de nuestra rutina.
La frambuesa.
Al principio me sentí incómoda y no estaba segura de querer hacerlo. Después me relajé y me deje llevar por la experiencia. Se disfruto mucho.

Julieta Calmaggi dijo...

En "Uno de cada pueblo" coincidimos en creer que “plata cara”, es decir el tipo de trabajo que se realizaría “como hámster en la ruedita”, sería la que pudiéramos ganar en un call-center o funeraria. El primer caso, como bien dijo Juan Pablo (uno de los integrantes del grupo), podría considerarse “la fábrica” (según Marx) del siglo XXI. El segundo caso, en cambio, lo creemos “plata cara” ya que uno se encuentra impuesto en situaciones difíciles y tristes, y debe encontrar la manera de sobrepasar lo sentimental de la situación “muerte” para familiares y conocidos, en pos de poder lucrar con el ritual funerario.
Por otro lado, concluimos que en la actualidad la mayoría de nosotros trabaja para ganar “plata cara”, pero como un estadio que debe ser realizado y superado hasta alcanzar aquel trabajo en el que cada uno gane “plata barata”. En otras palabras, aquel trabajo por el que nos veríamos entusiasmado en realizar y que al mismo tiempo pueda proveernos de dinero, creemos poder alcanzarlo pero no tan fácilmente sin pasar por algún trabajo en el que cobremos “plata cara”.

Fer Falasca dijo...

Creo que los textos leídos y la actividad propuesta de la frambuesa resultó una buena combinación para poder llegar a una reflexión. Personalmente, creo que son escasos los momentos en los cuales nos abstraemos y nos brindamos por completos. Por lo general, solemos estar realizando una actividad y, al mismo tiempo, pensando en lo que vendrá. En un intento por diagramar nuestro futuro -tanto inmediato como a largo plazo- solemos olvidar que el futuro como tal, no existe. Solo refieren a proyecciones estrictamente mentales. Nos encerramos, por así decirlo, en un círculo vicioso: al llegar ese futuro premeditado a formar parte de nuestro presente, incurrimos en el mismo error.
En lo personal, trato de hacer el ejercicio de vivir a pleno la actividad que realizo, sin perderme en supuestos futuros. Particularmente, tanto tocar música como leer un libro creo que son dos actividades que me acercan, en cierto modo, a ese estado, y resulta muy reconfortante.

Fernando Falasca

Fer Falasca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

http://prezi.com/ypwn5uiuuri9/zen/

Les dejo el link del prezi de la presentación en clase, disculpen que no pude subirlo antes pero no me dejaba entrar a la pág. Cualquier cosa, avisen.. saludos
"Los Amantes"

Anónimo dijo...

Comenzamos exponiendo trabajos que consideramos poco convenientes, pero no coincidíamos del todo. Algunos hablaron de los trabajos relacionados con la limpieza, otros con el rubro del comercio y la atención al cliente, otros hicieron referencia al trabajo mecanizado con poca creatividad.


Concluimos en que el peor y el mejor trabajo, se mide por la relación entre tres factores: tiempo que nos lleva, plata que ganamos y placer al realizarlo. Cada uno de nosotros, trabaja en cosas distintas pero en general coincidimos en que lo hacemos para ganar nuestra propio sueldo y tener cierta independencia, sin embargo, eso no significa que solo lo hagamos por la plata ya que ninguno trabaja tanto tiempo como para tener que dejar de estudiar, siendo el tiempo libre muy valorado para dedicarlo a otras cosas.


Muchos de nosotros tenemos hobbies (el deporte, la danza) de los cuales trabajaríamos sin que nos paguen por el puro disfrute de hacerlo, pero con los cuales con mucho esfuerzo, entrenamiento o ensayo, también podríamos tener una retribución monetaria.