sábado, 15 de mayo de 2010

Amor,deseo y lenguaje














Nada somos, lo que buscamos lo es todo …

Holderlin



¡Hay el amor, el amor, el amor! ¡Cuánto nos hace hablar!; ¡cuánto pensar!; ¡cuánto sentir!; ¡cuánto jugar!; ¡cuánto morir!; ¡cuánto vivir!

La necesidad de afecto nos hace sentir como si estuviéramos en un desierto, por eso es que al encontrar el amor nos sentimos en un verdadero oasis.

La pregunta es ¿Qué hacemos con los camellos?...

En el psiconálisis el deseo es deseo de Otro

Tradicionalmente se entiende que desear es desear algo:

Un objeto, parecería que un objeto nos llama, desde la perspectiva de Freud y Lacan no hay objeto ni muchos objetos que nos atraigan, no hay objeto de deseo.

Pero entonces... ¿Qué es lo que buscamos, que es lo que queremos? ¿De qué nos enamoramos? Es evidente que siempre deseamos algo, y lo que deseamos es el deseo del Otro, deseamos lo que el otro desea. No existe relación entre el yo y las cosas, sino que es una relación entre seres humanos, entre mi necesidad y el nombre que el otro le da a esa necesidad, sin tal nombre no habría deseo, pero el otro nombra mi deseo en función de su deseo.

Somos sujetos que nos constituímos en el vínculo simbólico con el otro, por lo tanto, ni los otros ni nosotros podemos poseer el objeto de deseo.

La falta es intrínseca a todo sujeto, la insatisfacción es el resultado.

El Otro no es solamente el señor que domina mi deseo, también me posibilita existir como sujeto. Sin el Otro, sin su reconocimiento, yo no sería nada. Pero busco el reconocimiento de alguien que padece de la misma falta que yo, por lo tanto me constituyo en objeto potencial del deseo del otro. Y existo en la insatisfacción porque mi deseo carece de objeto, de ahí el anhelo inherente a nuestra condición de existentes.

Según Lacan hay un tragicómico juego en nuestro lenguaje pensando en el dominio del significante sobre el significado.

¿Un novio, fue alguien que "no-vió", por aquello de la ceguera del amor? Y una "no-via" fue alguien que dijo ¡no a la vía! de sus deseos y su libertad? Ambos "con-yugues", soportan, el yugo juntos ? Compraron el meterse, cuando acordaron en "compro- meterse", anudándose en un "matri-moño" con duras cadenas que llevan los dos?

En el texto de Dominique Simonnete " La más bella historia del amor" vemos como van modificándose y reinventándose los diferentes modelos o paradigmas del amor. Plantea que todas las épocas contaron con un modelo como referente del amor:El amor en la época de las cavernas, el amor clásico antiguo; el amor cortés, donde existe la condición de inaccesibilidad del objeto. Como dijera Lacan en el Seminario libro XX: "Encore", "El Amor Cortés, es lo más ingenioso que se haya inventado: suple la ausencia de relación sexual fingiendo que somos nosotros los que la obstaculizamos".

Es decir que el amor cortés retrocede ante la angustia de encarar una relación, por eso en la cuestión del amor, “lo cortés, siempre quita lo valiente”
Como dice la canción de Silvio Rodríguez: "Óleo de una mujer"

"La cobardía es asunto
de los hombres no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar.
Ni el mejor orador conjugar".

¿Y en el amor actual, donde todo se puede … ¿todo está permitido?

¿Si es así porque después de una separación muchas veces repetimos el mismo tipo de relaciones? … y es ahí cuando decimos: ¡ Es la primera vez que me pasa algo tan repetido! como diría Tonino Carotone en su canción: Me cago en el amor ( ejem)

"...No puedo convencer a mi corazón
si yo no dudo y estoy seguro que el tiene razón
No voy a asesinar esa sensación
si yo la quiero yo la deseo aunque me de dolor..."

Aunque se ilusionen muchas veces con que en esta nueva oportunidad si van a darle vía a sus deseos y a su libertad ¿Por qué la gente que se separa suele ponerse nuevamente de no-vía o de no-vió?

Mientras compartimos este cortometraje argentino… les dejo esta pregunta: será verdad que: ¿La intensidad de la pulsión es proporcional a la distancia en la que se encuentra el objeto deseado?



6 comentarios:

julieta dijo...

Muy bueno el corto! Qué pasa cuando la mirada del otro que me construye no me está mirando realmente? Si la existencia ya era para el sujeto una pesada carga que finalmente logra ser tolerada a partir del reconocimiento del otro, ¿qué sucede cuando el sujeto cae en la cuenta de que sigue estando atado a su existencia y no sólo eso, sino que además su objeto de deseo no repara siquiera en su existencia? ¿será el peso de esa carga proporcional al reconocimiento que el objeto deseado haga del sujeto?

Cecilia Sabatino Arias dijo...

Esta materia me está resultando atractiva en tanto proporciona categorías y posibilidades de auto-análisis.
Con respecto al video, muy interesante esto de instalar la presencia de una persona en una situación con el pensamiento.
Tengo más preguntas que respuestas:
Esos deseos no consumados nos mantienen vivos, ¿estamos condenados no solamente a ser, sino que también a la eterna insatisfacción?
Retomando la pregunta: ¿La intensidad de la pulsión es proporcional a la distancia en la que se encuentra el objeto deseado?
Creo que en esa distancia juega un papel importante el proceso de idealización del otro. Ahora, si achicamos esa distancia con el objeto deseado y, consecuentemente baja la intensidad de la pulsión, ¿qué lugar le queda a la emoción?
Palabra clave: ADRENALINA inherente a todo juego, en este caso amoroso.

Anónimo dijo...

¿Qué hacemos con los camellos?

Esa es la cuestión... me quedó esa pregunta...

Y no estoy completamente de acuerdo con que "La intensidad de la pulsión... blablabla". Creo que depende del objeto deseado, no siempre es igual. Y... ¿no era que no había objeto?

Me encantó lo del novio como "no-vió" y todos esos juegos... las cosas se ponen interesantes si se las ve desde ese lugar... [además, soy aficionada a los juegos de palabras, je...]

No se me ocurre mucho que decir sobre este tema...

El psicoanálisis solo les complicó la vida... a los psicoanalistas... y a los psicoanalizados...

Saludos!!

Rocío Luengo

Anónimo dijo...

Un poco mas de "confusiòn"..o de "realidad".... eso..LO REAL según Lacan: A lo simbolico y lo imaginario, Lacan añade la categoría de lo Real, reformulada varias veces por él. En 1953, LO REAL ES SIMPLEMENTE LO QUE NO ES SIMBOLIZADO, lo que es excluido del orden simbólico, "lo que se resiste absolutamente a la simbolización". A lo real, lo simbólico y lo imaginario los llama "los tres registros de la realidad humana". Lo que comunmente llamamos "realidad" debería definisrse como una amalgama de lo simbólico y lo imaginario:ES IMAGINARIO en la medida en que estamos situados en el registro de especular y el YO nos brinda racionalizaciones de nuestros actos; y ES SIMBÓLICO en la medida en que la mayoría de las cosas que nos rodean tienen un sentido para nosotros.
LO REAL REPRESENTARIA PRECISAMENTE LO EXLUIDO DE NUESTRA REALIDAD.
(Darian Leader:why do women write more letters than they post??..

..."Como fui reina y fui mendiga, ahora
vivo en puro temblor de que me dejes
y te pregunto, pálida, a cada hora:
¿estás conmigo aún? ¡ay, no me dejes!

Qusiera hacer las marchas sonriendo
y confiando, ahora que has venido,
pero hasta en el dormir estoy temiendo
y pregunto entre sueños:¿no te has ido?..."
GABRIELA MISTRAL
---------------------

Un amor es un amor
si puede drribar paredes.
Un amor es un amor
si hace contigo lo que quiere.

Un amor es un amor
si te han herido justo al medio.
Un amor es un amor
si piensas que ya no hay remedio.

Un amor es un amor
si está rondando la locura
y se vuelve una obsesión
vivir a oscuras, siempre a oscuras.

un amor es nuestro amor
que puede derribar montañas
tan ardiente como el sol
y claro como el agua clara.

Un amor es nuestro amor,
es sueño, es ilusión y es celo,
es entrega y comunión,
es la imaginación al vuelo.

Un amor es nuestro amor
como un gran ventanal abierto.
Un amor es nuestro amor
entero, visceral, y es cierto.

ALBERTO CORTEZ

--------------------
He tenido tantas citas a ciegas, que deberían regalarme un perro
Wendy Liebman

-----------------------
El amor verdadero es la única dolencia del corazón que merece la pena no curar--
La única afección del corazón por la que ho hay cura posible, ni deseable.

Mark Twain, Diarios.

-----------------------
buen finde..sin mas.. angela

Anónimo dijo...

Muy bueno el corto.
Da para pensar..

uno ve cotidianamente que hay muchas personas que disfrutan el proceso de conquista, las idas y vueltas, el histeriqueo pero cuando llegan a conquistar a la persona se aburren rápido...y deciden pasar a otra historia.

Pero tmb hay parejas estables que se siguen deseando mutuamente..porque desean cosas juntos.

Pero creo que lo que siempre se mantiene es el deseo, el deseo de otra persona, o el de planear un futuro con otra persona. no se si m estoy explicando bien..

El problema aparece cuando se acabo el deseo...Porque el deseo es lo que nos hace caminar, lo que nos moviliza, lo que nos va constituyendo como persona en la medida de que avanzamos hacia algo.

Veo como algo positivo ser seres insatisfechos, porque si no nunca haríamos nada nuevo.

Constanza Calabró

Anónimo dijo...

Muy bueno el corto!!
Le dejo a continuación las respuestas a las preg sobre la cursada...
En cuanto a los docentes del práctico me parece que Abel es muy dinámico y práctico, por ende, hace que la materia tbn lo sea, la hace más llevadera. No vi mucha participación de los demás profesores en la cursada, al menos eso me pareció. Las cursadas me gustaron en general, me gusta que utilicen material externo a los textos de estudios, como el uso de videos, pero esto a su vez trajo como consecuencia, al menos para mi, que no se explicaran más detenidamente los textos. Sin lugar a dudas el 2 parcial me gusto mucho más que el 1, nos hace pensar y expresarnos libremente y el relacionarlo con un evento masivo me pareció excelente. El texto que más me gusto es el de Freud, "psicología de las masas y análisis del yo"...
Saludos!!
Dante Divoy