jueves, 22 de octubre de 2009

El mapa no es el territorio ¿ O sí?
















Tus creencias no están hechas de realidades sino más bien tus realidades están hechas de creencias
Richard Bandler



El pensamiento de Bateson contribuye a entender cómo se produce nuestro conocimiento, nuestra percepción y nuestras relaciones.

Los datos que obtenemos de nuestras experiencias en el mundo son tales gracias a las distinciones. Desde las distinciones que hacemos podemos nombrar: aparece la palabra. Así elaboramos nuestros sistemas de ideas, nuestras creencias y paradigmas. Las distinciones las hacemos en un contexto de relaciones. El mapa registra las diferencias del territorio.

Toda cultura, organización o persona vive a partir de un conjunto de interpretaciones, creencias o paradigmas que constituyen para ella la realidad misma. La cultura previa a Colón vivió bajo la certeza de la “planitud” de laTierra, el mundo medieval que vivió bajo el dato que la Tierra está al centro del universo, los griegos vivieron bajo la certeza que el mundo se regía por la voluntad y deseo de los dioses.

¿Como observamos el mundo? nuestra colega la Lic.en Cs Comunicación UBA Andrea Gregoris Kamenszein menciona en su blog una historia reveladora:
Hace unos años la Fragata Libertad visitó Japón y algunos tripulantes deciden encargar en tierra que les realicen una bandera de Argentina para regalársela al barco. Grande fue la sorpresa cuando vieron que el rostro que bordaron en la cara del sol tenía los rasgos de poblaciones orientales. La llamada hendidura palpebral, “ojos achinados” (miren la imagen de esta entrada)
Dice el documento en el museo del navío que eso se consideró antirreglamentario y por eso nunca fue enarbolada.
Quienes la bordaron, lo hicieron desde la universalidad de lo que ellos consideraban un rostro.
Probablemente a cualquier habitante de otro país le hubiera sucedido lo mismo: aplicar el rostro que conoce como el universal.
¿Cuántas veces nos ha sucedido que creemos que “lo nuestro”, “lo conocido” es la regla y lo correcto? Que va por default …

¿Si alguien no siguió tu consejo y las cosas salieron mal ¿le decís que vos ya le habías avisado?
¿Si alguien sigue tu consejo y le va bien procurás que recuerde que fuiste vos el que se lo dijiste? ¿Te encontrás a menudo discutiendo para defender tu punto de vista?
¿Te molestan que los demás hagan las cosas de una manera diferente a la que las hacés vos?
¿No entendés por que los demás no se dan cuenta cómo son las cosas?

Si respondiste a algunas de estas preguntas afirmativamente podríamos decir que para vos es importante “tener razón”.
Y eso tiene un precio.
Por un lado cada vez que querés “tener razón” negás la mirada diferente del otro y lo que lográs es separarte emocionalmente de él.
También gastas mucha energía y tiempo defendiendo posturas.

¿Qué buscamos cuando queremos “tener razón”? ¿Qué nos tengan en cuenta?
¿Qué piensen que sabemos como son las cosas?
¿Sentirnos superiores?
¿Reconocimiento?
¿Imponer nuestra mirada?

Las cosas son según con que cristal se eligió el cristal con que se miran y el mapa no es el territorio … ¿O sí?







12 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta película la vi!!Y cuenta cuál es la verdadera historia de caperusita. Pero en verdad no hay una sola. Es decir que siempre las historias o las verdades cambian dependiendo de la persona que las cuenta. Como vimos en clases anteriores que la realidad es subjetiva. En la peli cada personaje cuenta que hizo antes del "crimen". Y todos creen tener razón. Pero a medida que las historias se cuentan se van despejando dudas y de alguna manera se van uniendo.
No hay una realidad universal, sino que cada uno la construye a su manera.
Saludos
Lucila

eze dijo...

Creo que aunque cada uno tenga sus propias visiones y creencias, igualmente, siempre estamos inmersos en unas pautas, leyes, consensos o como quieran denominarlo a los cuales es muy dificil escapar porque en ellos se basa el principio de la vida en sociedad, en contacto con el otro. Siempre que haya más de uno va a haber diferentes opiniones y pensamientos. Cada uno seguirá los que más lo influyeron e irá descubriendo quizás que las cosas son o no como creía que era. Pero si, creo que hay mas creencias que realidades y que son más poderosas y manipuladoras de nuestro devenir que la misma realidad.

Anónimo dijo...

Perdón por lo extenso. A raíz de este tema me acordé de un cuento que leí en un libro de Anibal Ford:Navegaciones.Comunicación, cultura y crisis.(1994)
Tercera parte. Representaciones Capítulo 6: Los medios. Tráficos y accidentes trasdisciplinarios.

“Había un erudito romano de visita en la corte de Timar y el emperador pidió al Mullah que se preparase para una batalla de ingenio con él. El Mullah amontonó sobre el lomo de su burro libros, tales como La teoría de los bifurcantes universales, La erosión y la civilización, Una crítica de la pureza tolerante, etc.
El día de la prueba, el Mullah apareció en la corte con su burro y sus libros. Su ingenio natural y su inteligencia abrumaron al erudito romano, que decidió poner a prueba los conocimientos teóricos del Mullah. El erudito romano le levantó un dedo.
El Mullah le respondió con dos.
El romano le levantó tres dedos.
El Mullah le respondió con cuatro.
El erudito mostró toda su palma, a lo que Mullah respondió con el puño cerrado.
El erudito abrió su cartera y sacó un huevo. El Mullah respondió sacando una cebolla de su bolsillo.
El romano preguntó: “¿Qué evidencia tienes?”
El Mullah respondió: “La teoría de los bifurcantes universales, Una crítica a la pureza tolerante”, etc.
Cuando el romano balbuceó que nunca había oído tales títulos, el Mullah respondió: “Pues claro que no los has oído. Mira y verás cientos de libros que nunca has leído”.
El romano miró y quedó tan impresionado que concedió que había sido derrotado. Como nadie había entendido nada, más tarde, el emperador se inclinó hacia delante y preguntó al erudito romano cuál era el significado de todo ello.
-Es un hombre brillante, este Mullah-explicó el romano-. Cuando levanté el dedo, significando que no hay más que un Dios, él levantó dos para decir que El creó el cielo y la tierra. Yo levanté tres dedos significando el ciclo de la concepción, la vida y la muerte, a lo que el Mullah respondió mostrando cuatro dedos, indicando que el cuerpo está compuesto de cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego.
_Bueno, ¿y lo del huevo y la cebolla?-instó el emperador.
_El huevo era el símbolo de la tierra (la yema) rodeada por los cielos. El Mullah sacó la cebolla, indicando las capas alrededor de la tierra. Le pedí que apoyara su información de que hay un mismo número de capas en los cielos que en la piel de la cebolla, y la apoyó con todos los sabios libros sobre los que yo, desgraciado de mi, lo ignoro todo. Tu Mullah es un hombre muy sabio, ciertamente. El romano, abatido, partió.
El emperador preguntó a continuación al Mullah sobre el debate. El Mullah respondió:
-Fue muy fácil, Majestad. Cuando levanté un dedo desafiándome, yo levanté dos, significando que le sacaría ambos ojos. Cuando levantó tres dedos, con el significado, estoy seguro, de que me daría tres patadas, le respondí amenazándolo con cuatro patadas. Su palma entera, naturalmente, significaba una bofetada en la cara, a lo que le respondí con el puño apretado. Viendo que iba en serio, empezó a mostrarse amistoso, y me ofreció un huevo, así que yo le ofrecí una cebolla”.

Nuevamente perdón por lo exttenso. gracias
Lucila

Meli dijo...

Me chocó un poco leer "la verdadera historia" en el post de Lucila... jejeje no se... me suena a que es la verdadera historia de una caperucita posmoderna y burocratizada, no?
jajaja
Recordando un poco "la verdad" (o debería decir "versión"?) sobre caperucita que me contaron en Psicología del colegio, me vino a la memoria un poco de Freud. Desde un análisis freudiano, Caperucita Roja es una chica que acaba de dejar la infancia y está entrando en la pubertad con su primera menstruación. El lobo es una metáfora del primer deseo sexual de la niña; el cuento infantil sería en suma una alegoría del deseo carnal.
¿Caperucita era una adolescente cachonda? Al mejor estilo Cris Morena, señores!!
Cambiando de tema, justo este finde estuve drogandome con documentales de teorías conspirativas y verdades mundiales. Si andan con tiempo, luego de ver Caperucita, les dejo este documental de David Icke para que conozcan "otra verdad" sobre lo que ocurre a novel mundial:
http://www.youtube.com/watch?v=0HbB0ruaJlw&feature=player_embedded
Saludos!

Anónimo dijo...

Meli, yo puse la "verdad historia..." porque así se llama la película. No es que yo crea que sea verdad!! El tema es que no la puse entre comillas o diferecié la letra para que se entienda!Pido disculpas por ese mal entendido.
Lucila

Anónimo dijo...

Es bueno que apesar de las normas, leyes y generalidades en las que nos vemos inmersos diariamente, exista la posibilidad de que convivan las diferentes realidades que vamos construyendo e incorporando de innumerables fuentes de aprendizaje. Y resulta lógico que exista la confrontación para defender las diferentes concepciones de realidad cuando esta se ve invadida.
Es que creo que la tendencia a generalizar, a verse involucrado con ideas diferentes a las que contruimos en nuestra realidad a veces parece ser una provocación.
Como cuando el taxista expone sus ideas genocidas libremente con el fin de que adhieras o desates el debate del día.
La pluralidad me parece válida, que convivamos además bajo códigos comunes también...ahora la generalización en asuntos que exceden lo inofensivo a nuestras convicciones, desde mi punto de vista es negativa, ya que siempre va a dar lugar a una segunda opinión, una reacción que afianze nuestras convicciones y cierre nuestra realidad cuando tal vez hay tanto por aprender.

Daniela G.

ceci dijo...

A mi me parece que las confrontaciones surgen siempre por sentirnos amenazados por el otro. No importa si hablamos de generalidades inofensivas u ¿ofensivas?, si sigo a Daniela. Para mi el ceder ante la opinion de otro es como perder parte de nuestra propia subjetividad, parte de nosotros mismo, y por eso muchas veces nos vemos envueltos en discusiones en las que no se puede llegar a ningun consenso... ¿o a nadie le paso de decir "dejemoslo aca porque nunca nos vamos a poder poner de acuerdo"?. Lo que no significa que no estemos aprendiendo algo sino simplemente que no lo compartamos o lo adoptemos para nuestras vidas. Como veiamos con Marx, la praxis va marcando las distintas realidades y es precisamente por eso que segun el cristal con que miremos van a ir apareciendo las diferencias.
Somos seres sociales que vivimos de acuerdo a las normas o consensos que nos implanta la cultura. Pero teniendo en cuenta el multiculturalimo ¿como impedir las diferencias? es imposible y tampoco es el camino. La clave esta, me parece, en el respeto de unos con otros.
Saludos
Ceci S.

muriel dijo...

El mapa no es el territorio, pero me parece interesante pensar en dos cosas:
- que pareciera que necesitamos estos "mapas" o estructuras para llevar adelante nuestras vidas, relacionarnos, las personas, realizar actividades, etc.
- Por otro lado, es el mapa el que nos permite concebir la idea de territorio como tal, de manera abstracta, es decir, sin haberlo recorrido, experienciado o vivido, como una totalidad abarcable, cerrada, con una unidad.

Por lo tanto coincido con lo que dice Bateson en su texto de que "la 'estructura' es una version achatada [o unidimensional pensando en Marcuse], abstracta de la 'verdad', y si bien el mapa no es el territorio, éste sirve para discutir la manera en que el mapa difiere del hipotético territorio".
Es interesante esto de que la estructura o el mapa "es lo más que podemos acercarnos a lo indecible". Me remite a Lacan con los tres registros de lo real, acá lo indecible y la realidad y lo imaginario como las estructuras mediante las cuales nos representamos al mundo.

De cualquier manera, más que caer en un nihilismo puro o en un relativismo inconducente, pienso que todas las representaciones, estructuras y mapas, son políticas e ideológicas. Son nada más y nada menos que interpretaciones y por lo tanto vale la pena, teniendo en cuenta su carácter de parciales, sesgadas, subjetivas, etc. ponerlas en contexto, someterlas a discusión, cambiarlas, etc.

Anónimo dijo...

Es muy cierto que “las cosas son según con que cristal se eligió el cristal con que se miran”. Cada uno tiene su propia visión y al encontrarse con otro surgen diferencias o quizá pueda llegar a identificarse con el pensamiento de esa persona. Aunque por lo general intentamos siempre tener razón.
Sin embargo, creo que si uno está abierto a nuevas formas de pensar puede aprender del otro. Como bien sabemos la realidad es subjetiva, la construimos nosotros mismos de acuerdo a nuestras propias experiencias.
Verónica Anahí

Anónimo dijo...

Abel y Ángela les acabo de enviar nuevamente mi parcial

Claudia A. Rogocki

Anónimo dijo...

Lo complicado desde la comunicación es pensar si hay que exponer firmemente un punto de vista, si hay que mostrar o sugerir más que decir, si hay que dejar de tratar de convencer al resto o redoblar la apuesta..
Personalmente creo que cada uno tiene SU punto de vista, que es diferente al del resto (aunque sea en una mínima parte) y que uno tiene que estar abierto a escuchar todo, a pesar de no compartirlo.
Ahí está el aprendizaje creo...
Igual, es mi punto de vista...y muchos no van a estar de acuerdo, obviamente.

Yamila

Abel Vera Hidalgo dijo...

Eze, Daniela G ,Ceci S, Muriel, Verónica Anahí, Yamila gracias por sus reflexiones
Aprovecho esta entrada para reconocer a un gran profesor de nuestra facultad, que ya no está con nosotros, un aventurero, un visionario, un grande, muchas de las ideas que vemos en esta unidad de Constructivismo, Bateson y otros autores, las escuché por primera vez disfrutando sus clases de Comunicación 2
Honro humildemente la memoria de Aníbal Ford
Lucila gracias por compartir la cita de su libro Navegaciones, un texto imprescindible.
Meli, gracia por dejarnos el link de David Icke, lo estuve mirando un cacho y me gustó, voy a explorarlo.
En las relaciones interpersonales, es completamente normal que existan diferencias de pensamientos y puntos de vista. Esta bien que pase eso ya que somos personas diferentes, nacidas en contextos diferentes, familias diferentes, costumbres diferentes, con estudios diferentes, personalidades diferentes, etc. El problema no se da en discrepar en las opiniones, sino en la poca disposición que tenemos para escuchar y aceptar al otro como legítimo cuando no piensa como yo, un ejercicio necesario y creo que lo practicamos poco.
Ahhh me olvidaba un amigo mío dice que él si tiene la posta: la verdadera historia de Caperucita Roja…